16 jun. 2017

Prueba de recuperacion


LO QUE NECESITA UN LIBRO DE AJEDREZ PARA TENER SU QUINTO DEDO.

 


Por las limitaciones en la publicación de los libros debido a costos, los autores tienen que restringirse al exponer sus temas, o lo que es peor, a veces le recortan los textos a uno sin poder apenas hacer algunas sugerencias. Si ya de por si el lector muchas veces desconoce cómo sacarle el máximo jugo a un libro, si a eso le añadimos recortes y limitaciones, pues el libro queda con cuatro dedos en cada mano, como los personajes de Walt Disney.

Afortunadamente durante décadas muchos instructores y entrenadores de ajedrez, conscientes del problema, han diseñado herramientas de estudio dirigido para que sus alumnos estudien con mayor efectividad un libro.

Se diseñaron primero procedimientos para clasificar los libros, identificar que temas realmente tocan, pues a los editores les gusta cambiar el título y luego no se sabe bien el tema que expone el libro, (a un amigo le cambiaron del título “Ajedrez a la Ciega” a “Perfeccione su ajedrez”), y para que nivel de jugadores esta diseñado, si para niños, para adultos, para principiantes, para jugadores de más de 2000 de rating; etc. Por razones de incremento de ventas, los publicistas anuncian el libro siempre como para ser para todo jugador y que es un libro mágico que ayudará al lector a que mejore en todo.

El caso es que ya teniendo la clasificación real y clara del libro, y con otra serie de procedimientos, la clasificación del lector, faltan varios instrumentos para hacer que el estudio del libro sea eficaz, interactivo, interesante y cumpla con los objetivos que el lector se fijó al escogerlo para estudiar.

Se necesitan una serie de herramientas para todo el proceso que busca asimilar y utilizar los conocimientos expuestos en el libro para el mejor desempeño futuro del que lo estudia.

Formatos para tomar notas, para monitorear que asimila el lector, ejercicios para apoyar la interacción del libro, recomendaciones sobre cómo abordar cada capítulo, para hacer una base de datos informática del material, formatos con cuestionarios para evaluar comprensión y aprendizaje de lo que en el libro se expone, etc.

Hay selecciones de libros para cada nivel y a los que los entrenadores de diversos países, poco a poco y con el paso del tiempo han diseñado una serie de formatos, cuestionarios, exámenes de aprovechamiento, etc.; de centenas de libros. Incluso cuando las ediciones han sido limitadas, los han digitalizado y así un libro con un tiraje limitado a unos mil ejemplares, en reproducciones ya los estudian cien mil alumnos. Del famoso e histórico libro de Ruy López del siglo XVI, solo quedaban unos tres ejemplares, pero digitalizaron uno y ha sido reproducido medio millón de veces, y muchos pudimos leerlo completo, en su forma original, sin traducciones o reediciones defectuosas y nos maravillamos, comprendiendo porque ese excelente libro fue tan celebre que su leyenda perduró por cuatro siglos.

Incluso de libros solo impresos en un idioma, a veces tienen cinco o seis versiones de juegos de instrumentos y formatos para estudiarlo, y lo puede uno abordar plenamente, con recomendaciones e instrucciones de varios entrenadores.

En inglés el MI John Grefe hizo un excelente trabajo diseñando cuestionarios para 35 libros que el seleccionó, luego un entrenador cubano con esa base hizo una serie de planillas de ejercicios con los ejemplos seleccionados de esos 35 libros; un entrenador de Moldavia, digitalizo partidas e hizo una base de datos con tiempos y puntos para ver las partidas como Troyka, otro hizo un audio en tres idiomas con refuerzos, etc.

Recientemente, a principios de 2017 se publicó un libro del excelente entrenador Mikjhail Shereshevsky, “ MI METODICA” de unas 370 páginas, y un tiraje no mayor de 1000 ejemplares. Autor del libro “Perfeccionamiento de Ajedrez” (En inglés Soviet Chess Conveyor) y de “Estrategia del Final”, Shereshevky tiene fama de ser entrenador de máximo nivel,  compartiendo prestigio con un Dvoretsky, Arshak Petrosian, Vladimir Tukmakov, Razuvayev; como un autor de libros magníficos. Pues en Dejavu el libro ha sido reproducido ya unas 10 mil  veces, y se le han hecho cuando menos seis versiones de su “Quinto Dedo”, con cuestionarios, planillas de ejercicios, bases de datos, videos y serie de instrucciones para como estudiar el libro, identificaciones de para que y para quien es útil, exámenes de conocimientos, etc.

Y es que muchos entrenadores están conscientes de que por muy bueno que sea el libro y el autor de él , siempre se requiere un “Quinto Dedo”. Es como los programas de estudio universitarios , le dan a uno el plan, los temas y contenidos, pero los profesores, en uso de su libertad de catedra, tenemos que añadirle aquí y allá nuestro estilo, el “Quinto Dedo”. La Universidad Sorbona de París era famosa por sus programas e instalaciones, pero más por sus docentes. Aquel “Quinto Dedo”, que solo un Abelardo podría darle grandeza máxima.