8 nov. 2017

LA AGENDA DEL AJEDRECISTA: HERRAMIENTA BASICA.





En las diversas historias de la vida de ajedrecistas hay una faceta común a muchos de ellos: sus famosos cuadernos, libretas, notas, etc.; las agendas en que registraban sus proyectos, sus programas de trabajo, sus apuntes sobre partidas, etc.
En la agenda, que podía terminar siendo constituida por cinco o más libretas, conforme avanzaba el tiempo, generalmente de argollas o en forma de tarjeteros (los de Fischer eran varias cajas con cientos de tarjetas unidas con una argolla en una perforación y guardadas en bolsitas, como se muestran algunas en los anaqueles del salón de la fama del ajedrez en E.U.A.), dependiendo de lo larga de la carrera de cada jugador; se reunían, con formatos especiales o sin ellos, planes de estudio, análisis de partidas propias, apuntes sacados de revistas o de bases de datos, etc.
Los más modernos ponen en sus libretas archivos flash, y conforme van haciendo sus hojas, las escanean y pasan a agendas electrónicas en tablets o celulares.
El GM Radjabov en Michoacán, durante un torneo, le hicieron “perdedisa” su notebook, y luego no faltó quien vendiera en DVDs una colección de 12 gigas de sus notas copiadas del supuesto disco duro del GM. Yusupov se quejó una vez que le robaron sus computadoras en Alemania, y dicen que el GM Baburin se quejó de que le habían revisado sus cuadernos en La Habana en su cuarto de hotel mientras salía de paseo.
El caso es que se considera, como en muchas disciplinas, que en el ajedrez una agenda es indispensable para el progreso de un ajedrecista y en las escuelas de ajedrez de la URSS se enseñaba a los alumnos a crearlas.
Botvinnik en los libros en que describe sus métodos de preparación hablaba de sus cuadernos y daba indicaciones de cómo hacerlos, lo mismo que el GM Kotov. En su libro de “Apuntes de un Ajedrecista” habla de ellos. Pero los modelos y formatos de cada agenda varían mucho.
Para mis cursos en la UNAM, en el IPN y los que realice en email, así como los diversos para instructores y entrenadores, diseñe unos formatos que, conforme los años avanzaba, fueron siendo más numerosos. Por internet ofrecí un paquete de material gratuito que incluía modelos de formatos de la agenda para ser usados en escuelas de alumnos de ajedrez con pocos recursos y los envíe a 143 solicitantes.
¿Cómo usar la agenda? Hay formatos con más de 60 preguntas para hacérselas a uno mismo cuando se analizan partidas propias, hay otros para que se registren, al estilo listas de chequeo, si se están resolviendo los ejercicios tácticos de nuestros programas diarios de entrenamiento de manera adecuada. Otros para planear actividades del día, de la semana y del mes. Otros más para llevar una bitácora de torneos, en donde se registre cada ronda, expectativas de la ronda, rating de oponentes, estadística de nuestros resultados con cada apertura, cuando llevamos blancas, negras, etc.
La agenda y sus múltiples formatos nos permiten dar un seguimiento a nuestro trabajo de ajedrez y, en su caso, el de los alumnos. Un trabajo documental laborioso, pero imprescindible para el jugador serio de competencias.
En el caso de instructores y entrenadores el llevar expedientes de los alumnos es muy importante para la planeación y para poder colaborar realmente con los jugadores con que trabajan.
Por supuesto que es la documentación básica para poder rendir informes periódicos a autoridades o padres de ajedrecistas.
Una deficiencia común en instructores sin capacitación adecuada es la falta de esos instrumentos documentales. Evaluaciones continuas y seguimiento de planes es tan importante para jugar bien ajedrez como al trabajar apoyando a jugadores, o para el trabajo propio. En el ajedrez el plan es básico y en la enseñanza y entrenamiento del ajedrez también lo es.
(Extracto del Instructivo de la Agenda del Ajedrecista).