13 ene. 2018

LA INVERSION DEL GM HERMAN PILNIK. (PARTE II)




Según Pilnik, la principal habilidad de Eliskases se notaba en los finales y la había alcanzado exclusivamente analizando partida tras partida, sin seguir ningún texto al principio, pues en su juventud su fuente de información eran las partidas publicadas. Pilnik sostenia que él mismo aprendió más en base a las partidas informales que jugó con los maestros europeos en Buenos Aires de 1939 a 1941 que por leer algún texto.
La “brújula” de Eliskases se basa en entender las configuraciones de peones. Decía que al escoger una apertura, ya hay un plan inicial de “fábrica” y luego había que elaborar un derivado, de acuerdo a la posición que finalmente se arribaba. Por ejemplo, si uno juega con negras un sistema Tartakover contra el Gambito de Dama, seguramente llegará a una posición con peones colgantes y entonces el plan de fabrica es el juego con ese tipo de peones, pero luego pasa a una posición en que los peones colgantes no son lo relevante en la posición y ahí es importante interpretar las demandas de la posición y colocar cada peón y pieza de acuerdo a ellas. Después del plan de fábrica, hay que imaginarse la posición que deseamos y luego buscar el camino correcto que nos conduzca. Ver nuestra posición ideal e identificar los obstáculos para alcanzarla y ver como quitarlos uno a uno.
Para la brújula era importante definir las debilidades en la posición de las piezas y las debilidades en la posición de los peones, pues unas, como son transitorias, hay que atacarlas y las otras, las de peones, como son de más duración, hay que asediarlas.
Sobre el cálculo de variantes, se seguían unas variantes cortas e importantes y era mejor confiar en la intuición y la experiencia, que se acumulaba conforme se analizaban partidas completas, sobre todo de jugadores universales, como recomendaba Eliskases al hablar de Capablanca. Decia Pilnik que en el libro escrito por Eliskases sobre juego posicional, el jugador más representado era Capablanca.
Pilnik sobre su trabajo como entrenador en Venezuela comentó que  inicialmente el trabajo solo  para Fundajedrez  en 1970, pero esperaba convencer a otros maestros para que colaborasen con él.
De hecho, al año que nos comentase eso, en 1976, se le unió el GM Julio Bolbochan Roimiser, que trabajo en Venezuela 20 años, en la Universidad Simón Bolivar y por ello le fue otorgada la orden del Libertador en grado de Gran Cordón.
Tanto Pilnik como Bolbochan llegaron a una edad similar, a los 56 años, a Venezuela y radicaron ahí hasta su muerte, solo que Pilnik fue profesor por poco más de una década y Bolbochan por dos décadas, pues falleció en 1996.
En lo que toca a Eliskases, su paso por Brasil y Argentina, así como sus columnas en los diarios comentado partidas fueron muy importantes para la superación de muchos jugadores, incluso en Brasil se decía que fue importante para el surgimiento de una figura como el GM Mecking.