1 sept. 2010

De jugador a instructor de ajedrez.




La demanda por instructores de ajedrez crece rápidamente, incluso más que el número de escuelas. Cada vez más están conscientes los dirigentes de escuelas privadas y públicas de los beneficios que la práctica organizada del ajedrez puede traer a sus escuelas y buscan instructores de ajedrez.
A muchos jugadores, que ni siquiera habían pensado alguna vez en ser instructores, de repente les llega una oferta de un amigo o familiar para que den clases de ajedrez y tengan un ingreso extra.
O por las crisis de desempleo, muchos jugadores deciden buscar trabajo visistando decenas de escuelas y por la pura ley de probabilidades, a pesar de no tener antecedentes como instructor, logran ser contratados.
En los dos casos el potencial instructor corre un gran riesgo. Ese trabajo puede convertirse en una verdadera tortura si no lo realizan con preparación y bien pertrechados para ello.
Muchos ajedrecistas ya están en la situación de que laboran en una escuela y se enfrentan a problemas que les parece muy difícil de resolver.
Cada problema a que se enfrentan ya ha sido enfrentado y solucionado muchas veces por instructores muy bien preparados y en lugar de tratar de romperse la cabeza descubriendo la pólvora, ¿Porqué no aprovechar los modelos exitosos? ¿Porqué no aprovechar las experiencias de miles de instructores rusos adquiridas durante más de 80 años ? ¿Porqué no aprovechar la experiencia de decenas de países europeos? ¿Porqué no aprovechar la experiencia de 30 años en México?
Y además ¿Por qué no aprovechar el material didáctico creado a lo largo de años y puesto al día de la informática?
Pero si prefiere gastarse cientos de dólares en libros y seguir trabajando sufriendo, improvisando. Pues como va y siga.
Si quiere ahorrarse mucho dinero y sufrimientos, busque un “coach”. El más barato y el mejor, cuando menos en el barrio. Le ofrezco instrucción y todo el armamento para que conquiste su castillo.