16 feb. 2012

Autocontrol, la clave, según Karpov.



En la pedagogía se le concede una importancia mayúscula al auto control. Entre los que evalúan las posibilidades o potencialidades en busca de talentos especiales, se considera que un niño o niña que tiene un buen grado de control de si mismo, promete mucho. Para detectar tal control es usual la “Prueba del malvavisco”. Debo añadir, antes de continuar, que todo tipo de esas “pruebas” a veces me despiertan cierto escepticismo, pero quisiera, para no prejuiciar al lector, avanzar en la descripción y luego comentarla.
A finales de la década de los sesentas del siglo XX, Carolyn Weisz, una pequeña de cuatro años fue invitada a “un cuarto de juegos” en el Parvulario Bing, en el campus de la Universidad de Stanford. El cuarto era un poco más que un closet grande, conteniendo un escritorio y una silla.
Se le pidió a Carolyn que se sentara en la silla y escogiera un bocado de una bandeja de golosinas de merengue blando, galletas, y galleta tostada con sal. Carolyn eligió la golosina de merengue blando. Aunque ella tiene ahora cuarenta y cuatro años, Carolyn todavía tiene una debilidad por esos merengues.
“Sé que no me debieran gustar,” dice ella. “¡Pero son tan deliciosos!” Un investigador entonces le hizo a Carolyn una oferta: ella podría comer una golosina de merengue blando en seguida o, si ella quisiera esperar mientras él salía durante unos minutos, podría tener dos golosinas de merengue blando cuando él volviese. Él dijo que si ella sonara una campana en el escritorio mientras él estaba lejos, vendría corriendo de regreso, y ella podría comer una golosina de merengue blando, pero perdería la segunda.
Entonces él salió el cuarto.
Aunque Carolyn no tenga ninguna memoria directa del experimento, y los científicos no liberarían ninguna información sobre el tema, ella fuertemente sospecha que ella fue capaz de retrasar la satisfacción. “Yo siempre me sentía realmente bien en la espera,” Carolyn me dijo. “Si usted me da un desafío o una tarea, entonces voy a encontrar un modo de hacerlo, aun si esto significa el no comer mi comida favorita.”
Su madre, Karen Sortino, está todavía más segura: “incluso cuando era una niña, Carolyn era muy paciente. Estoy seguro que ella habría esperado.” Pero su hermano Craig, que también participó en el experimento, mostró menos fortaleza. Craig, un año más viejo que Carolyn, todavía recuerda el tormento de esperar. “En un cierto punto, debe habérseme ocurrido que yo estaba totalmente solo,” recuerda él.
 “Y entonces comencé a tomar todos los dulces .”
Según Craig, también fue puesto a prueba con pequeños juguetes de plástico;  él podría tener un segundo juguete si él se aguantaba,  pero se puso a revisar en el escritorio, donde calculó que habría otros juguetes más. “Tomé todo lo que pude,” dice él. “Los limpié. Después de esto, noté que los profesores ya no me animaron a entrar en el cuarto de experimentos más.”
Al ver las filmaciones de estos experimentos, que fueron conducidos durante varios años, es conmovedor ver la lucha de los niños por retrasar la satisfacción por sólo un poquito más tiempo. Algunos se tapaban sus ojos con sus manos o giraban de modo que ellos no pudieran ver la bandeja. Otros comienzan a dar una patada al escritorio, o tiran de sus coletas, o acarician la golosina de merengue como si fueran un animal diminuto. Un niño mira con cuidado alrededor del cuarto para asegurarse de que nadie pueda verle. Entonces recoge una dona y delicadamente lame de la crema blanca antes de devolver la dona a la bandeja, una mueca de satisfacción se ve en su cara.
Autocontrol, como sinónimo de saber retrasar la satisfacción, para lograr algo más grande después.

La mayor parte de los niños fueron como Craig. Lucharon por resistir a la golosina ofrecida por un promedio de menos de tres minutos. “Unos niños comieron la golosina de merengue blando en seguida,” Walter Mischel, el profesor de psicología de Stanford, responsable del experimento, recuerda. “Ellos no se molestaron ni siquiera en tocar el timbre. Otros niños miraron fija y directamente en la golosina de merengue y luego tocaron el timbre treinta segundos más tarde.” Aproximadamente el treinta por ciento de los niños, sin embargo, fueron como Carolyn. Retrasaron con éxito la satisfacción hasta que el investigador regreso, aproximadamente quince minutos más tarde. Estos niños lucharon con la tentación, pero encontraron alguna manera de resistir.

El objetivo inicial del experimento era identificar los procesos mentales que permitieron que algunas personas retrasaran la satisfacción en lugar de los otros que simplemente se rindieron. Después de publicar unos reportes del estudio en el Bing a principios de los años setenta, Mischel ha pasado esto a otras áreas de la investigación de la personalidad. “Hay tantas cosas que usted puede hacer con la observación de las tentativas de los niños por no comer las golosinas de merengue”

Pero de vez en cuando Mischel preguntaría a sus tres hijas, todas asistentes al Bing, sobre sus amigos del parvulario. “Esto era realmente la conversación ociosa de la hora de comer”,  dice él. “Yo preguntaría, ¿Cómo esta Jane? ¿Cómo está Eric? ¿Cómo les va en la escuela?’” Entonces Mischel comenzó a notar una relación entre el desempeño académico de los niños como adolescentes y su capacidad de esperar la segunda golosina de merengue.

Él pidió a sus hijas evaluar a sus amigos académicamente en una escala de cero a cinco. Al hacer la comparación de estas posiciones con los datos originales vio una correlación. “Es cuando comprendí que tenía que hacer esto seriamente,” refiere él.

Comenzando en 1981, Mischel envió un cuestionario a todos los padres a los que tenía acceso, así como a los profesores, y consejeros académicos de los seiscientos cincuenta y tres alumnos que habían participado en la prueba de la golosina de merengue, quiénes estaban para ese entonces en la escuela secundaria. Preguntó sobre cada rasgo que se le ocurrió, de su capacidad para planear y pensar en el futuro,  a su capacidad “de enfrentarse bien ante los problemas” y solicitó sus calificaciones académicas.
Una vez que Mischel comenzó a analizar los resultados, notó que los que aguantaron poco, los niños que tocaron el timbre rápidamente, parecía que era más probable que tuvieran problemas de conducta, tanto en la escuela como en su casa. Tenían calificaciones académicas inferiores. Peleaban en situaciones estresantes, a menudo tenían el problema de prestar atención, y les era difícil el mantener amistades. Los niños que pudieron esperar quince minutos tuvieron,  por término medio, calificaciones un 15% más altas que aquellos niños que pudieron esperar sólo treinta segundos.
Claro que lo primero que se me ocurre es pensar en lo cruel del experimento, pero lo segundo es la similitud con el ajedrez y los ajedrecistas que quieren ganar de apertura, que se quieren comer el merengue inmediatamente, en lugar de trabajar laboriosamente con el punto. No pueden retrasar la satisfacción. Pero volvamos con el “malvavisco” o merengue.

Carolyn Weisz es un ejemplo de libro de texto del aguantador en retrasar la satisfacción. Ella asistió a Stanford como una estudiante universitaria, y consiguió su Doctorado en Filosofía en psicología social en Princeton. Ahora  es una profesora de psicología asociada en la Universidad de Sound Puget. Craig, mientras tanto, se mudó a Los Ángeles y ha pasado su carrera haciendo “todo tipo de cosas” en el mundo del espectáculo, sobre todo en la producción. Él actualmente ayuda  a escribir y producir una película. “Seguramente lamento el que yo no hubiera sido una persona más paciente,” dice Craig. “Mirando hacia atrás, hay momentos cuando esto definitivamente me habría ayudado a tomar mejores opciones de carrera ”