27 feb. 2012

El Entrenamiento Cuenta.



Al ajedrez se le equipara mucho con la guerra y se le considera un modelo de la actividad militar. No sería exagerado colocar al ajedrez en las artes marciales, pues su origen es similar a lo que entendemos por este tipo de disciplinas. Aunque muchos dicen que el Karate , el Judo y el Tae Kwon Do son artes marciales a nivel soldado y el ajedrez es un arte marcial a nivel de comandantes y generales. Pero tanto se ha enriquecido la ciencia militar del ajedrez, como el ajedrez de la ciencia militar. Por ello me atrevo a hablar de la ciencia militar para extraer enseñanzas para el ajedrez.
El desempeño militar es a menudo en mucho más dependiente sobre la habilidad de los guerreros que sobre la tecnología de los sistemas con los cuales ellos luchan.
Numerosos ejemplos anecdóticos pueden ser encontrados en donde un sistema de armamento superior fue derrotado prácticamente por una tecnología inferior manejada por una fuerza mejor entrenada.
Una cierta clase de entrenamiento pudo aumentar la eficacia de combate del ejército y fuerzas aéreas estadounidense por factores de 5 a 30 en períodos tan cortos, en algunos casos, como unas semanas.

El enfoque, llamado a veces “simulación de compromiso,” fue descubierto durante un involuntario experimento de guerra completo con grupos de control y tamaños de muestra grandes. En 1969, los nuevos enfoques del  entrenamiento de la  Marina mejoraron la proporción de cambio en el combate aire-aire sobre Vietnam por un factor de 12 en un solo año. Al mismo tiempo, sin embargo, la Fuerza Aérea Estadounidense siguió con la proporción de un piloto norteamericano derribado por cada dos MiGs derribados (Gorman, 1990 y “Usted lucha”, 1974). La Fuerza Aérea y el Ejército, especialmente, aprendieron esta lección y la llevaron adelante con un éxito notable.

Es importante comparar el potencial militar conseguido a través del entrenamiento con lo alcanzado a través de la adquisición de nuevos sistemas de armamento, y ver así que la falla en considerar el lado humano es causada por los alegatos de los defensores de hardware de  lo que se gana gracias a sus sistemas caros.
El tiempo necesitado para conseguir ganancias de habilidad  por medio del entrenamiento es mucho menor que el tiempo requerido para adquirir un nuevo sistema de armamento que podría conseguir ganancias similares.

Aunque yo estoy a punto de decir que el entrenamiento es caro, es casi siempre menos costoso por aumento incremental de la habilidad militar que la compra del armamento de tecnología avanzada.
Sin embargo, hay una desventaja,; la habilidad lograda a través del entrenamiento puede decaer rápidamente si las habilidades de guerra no son practicadas durante períodos tan cortos como podrían ser de tres a seis meses. De cualquier forma, aunque las armas duran más tiempo, una cultura de entrenamiento continuo eficaz pueden hacer aún más duraderos los beneficios que los sistemas de hardware.
El hecho es que en el ambiente militar norteamericano desde hace una década se invierte más en el entrenamiento del personal que en la adquisición de armamento.
La enseñanza esta clara, no es lo que tenga para jugar ajedrez, libros, computadoras, etc., lo que será más rentable es lo que invierta en entrenamiento.