29 feb. 2012

Bucanero de Ajedrez de Marzo dedicado a Capablanca.



Sin duda Capablanca dejó una huella enorme en la historia del ajedrez, no sólo por ser el carismático jugador que atrajo la atención del público en general a conocer más del medio ajedrecístico. No sólo por su imagen de invencibilidad, sino por sus aportes al desarrollo en general del ajedrez. Muchos dicen que no dejo escuela y se olvidan de la influencia que tuvo en los primeros años de la formación de la escuela soviética de ajedrez que produjera tantos jugadores fuertes. El nombre de escuela al movimiento de ajedrez soviético se ha pretendido quitárselo a esa cultura de ajedrez que había en la Unión Soviética y de la cual tenemos muchas evidencias en los diversos países que conformaban la URSS. Pero con escuela se quiere denominar a todo el sistema organizativo de entrenadores, instructores y organizadores que realizaban las actividades de ajedrez en toda la URSS y que seguían una dirección del llamado centralismo democrático. Si bien cada entrenador, cada instructor e incluso cada club u organización de ajedrez de cada república o ciudad tenían sus características propias, en lo general tenían grandes líneas comunes y se identificaban como parte de una gran organización. Por ello es justo decir y hablar de una escuela soviética de ajedrez. Pues bien, al prácticamente nacer dicha escuela al tiempo que Capablanca era campeón mundial, era normal que tanto influyera en ello, incluso a igual o mayor nivel de los nacidos rusos Chigorin y Alekhine. Capablanca visitó varias veces la URSS y contribuyo a levantar la popularidad del ajedrez en el ambiente ruso. Sus partidas eran publicadas en diarios y revistas, sus libros traducidos al ruso y los aficionados soviéticos seguían sus actuaciones ante el tablero en los diversos lugares en que Capablanca jugaba. Muchos deseaban imitarlo, lo tenían como modelo y examinaban sus partidas y se aprendían sus comentarios. En ruso los libros de Capablanca tenían mayores tirajes que en todos los demás idiomas juntos. Cientos de miles de ejemplares de libros de Capablanca circulaban en la URSS. 


Es innegable su influencia y se puede notar en el desempeño y la creación de muchos jugadores soviéticos. Claro que salta a la mente Smylsov, excampeón mundial, pero Petrosian y Spassky han manifestado lo mucho que los influencio Capablanca, lo mismo que Karpov e incluso Botvinnik, que jugó varias veces contra él.
Estudiar a Capablanca es inevitable. Cuando examino las clases que he hecho basado en temas de Capablanca o con modelos de sus partidas, ocupan más de medio centena de clases.
Mientras preparaba el Bucanero me di cuenta que tenía material no sólo para una revista, sino para varios libros. Y es que Capablanca ha sido básico para mi método de enseñanza.
De hecho luego hare una especie de ebook con la colección de las lecciones que he mandado a diversos alumnos a través de los años con temas Capablanca.