17 oct. 2007

Anand comenta sobre sus diversas experiencias en Campeonatos del Mundo. La variante Madrazo.


Anand desde hace varios años era considerado el natural merecedor del título mundial. Expresa que en una ocasión tuvo que enfrentar la más desigual de las competencias. El tuvo que ganarse la clasificación en un difícil torneo eliminatorio, para que al final se enfrentase con un jugador que simplemente lo esperaba, en este caso el excampeón mundial Karpov, que descansado lo enfrentó en una final muy peleada en que las fuerzas se le agotarón a Anand y venció Karpov por una diferencia mínima que no convenció a nadie.
“Es como si en un Maratón alguien se uniera al contingente faltando 5 kilómetros y venciera a aquellos que han corrido 37 kilómetros previos” Es una competencia desigual totalmente, pero no tan rara en el ajedrez ni en México. Claro que es obvio que la ventaja será para él que llegue a unirse, fresco, a la carrera. Además de que Karpov era muy fuerte, muy bien preparado, llegase fresco, tuviera todas las condiciones a favor, más atenciones que Anand, algunos dicen que hasta mejor hotel y comidas, además de todo eso y, tal vez ser más fuerte que Anand, llegaba fresco y con la posibilidad de estudiar como jugó su rival en las eliminatorias. Era demasiado.
Pero no debe nadie sorprenderse. En México hay torneos donde a los jugadores extranjeros más fuertes, se les dan las mejores condiciones y se unen a los demás en las finales, “sembrados” a esperar a sus cansados rivales mexicanos que han bregado varios días sin parar para llegar a la final que a sus rivales les abrieron las puertas automáticas. Luego se sorprenden que pierdan. No nada más sus rivales extranjeros son más fuertes sobre el papel, no nada más tienen mejor hotel, mejor alimentación, mejores honorarios, mejor trato, si no que además no tienen que esforzarse para llegar a la final, “son sembrados” y encima de todo eso, ¿alguien se puede sorprender que pierdan los mexicanos?. Bueno, dicen que esas grandes estrellas se lo merecen por sus trayectorias en torneos por todo el mundo. Es como si en casa de uno, a la hora de comer, invitarán a alguien de fuera, le dieran los mejores platillos, lo sentarán en el mejor lugar, mientras que uno llegase cansado de trabajar, lo obligaran a comer parado, la sopa se la sirvieran fría y además la esposa se quejara de que el invitado contara mejores anécdotas que uno. Y cuando uno preguntase por que esa diferencia de trato le dijeran: “Es que él es muy famoso en Europa y ha sido el mejor contador de chistes en varios países” Si encima la señora le pide a uno que pague la comida en su propia casa, seguramente esa será la última vez que permitiremos que la señora invite a extranjeros a casa. ¡Claro que cualquier jugador mexicano entiende a Anand y eso de que le ganen a uno la carrera los que sólo corren medio Maratón. ¡Le aplicaron la variante Madrazo!