6 sept. 2009

Clases de Ajedrez y libros de Ajedrez. Entre Armenia, Georgia e Irán.


¿Qué cuál escuela de las mencionadas me pareció la mejor? En Irán me llamó mas la atención el sistema de disciplina de vida y de caballerescos códigos heredado de los Partos, de las huestes de Darío, que lo específicamente ajedrecístico, aunque uno tiene que aceptar que es impresionante una cultura tan milenaria y de la que se sabe tan poco. Pero ajedrez, ajedrez en si, no tanto. En Georgia, parece como que lo más desarrollado es un sistema especial para enseñar a mujeres a jugar ajedrez. Tienen allí una idea de que los generos tienen maneras de pensar muy diferente y que cada uno de ellos debe entrenar de manera distinta. En cambio lo que más me impresionó de la escuela Armenia es que establecen una diferencia de principios para jugar con blancas que con negras, son como si fueran dos ajedreces diferentes. Se ve una organización mucho más desarrollada para enseñar ajedrez que en Georgia o Irán, aunque mucho mas ruidosa y exaltada. Los alegatos por jugadas son como muy expansivos, se los toman muy en serio y las discusiones más parecen de futbol que de ajedrez. La idiosincrasia tiene mucho que ver. Cuando uno viaja en un autobús en México con ajedrecistas que van a un torneo, hay tranquilidad y silencio, en cambio, por ejemplo, en Cuba, es un ruideral, todo mundo hablando en voz muy alta, bromeando y alegando, eso lo han observado todos los jugadores mexicanos que viajan a Cuba. De hecho las calles en La Habana son ruidosas y realmente son una experiencia. Bueno, en Armenia, es algo similar, a los rusos en tiempo de la Unión Soviética se les hacia muy extraño. Aunque algunos decían que Petrosian era muy callado. Pero era sordo, pues en la guerra se afectó su oído por los bombardeos. Si Petrosian quería silencio en un torneo, nada mas apagaba su aparato y ya.