1 sept. 2009

Un Consejo a un Padre de ajedrecista.



Ya se esta volviendo común el hecho de que algunos directivos, que no tienen por lo general, preparación en ajedrez y mucho menos de entrenamiento en ajedrez, sino que son jugadores de segunda que tienen vocación de servicio y muchas veces muy buenas intenciones, estén desorientados y en lugar de buscar asesoría profesional recomienden a los padres de los niños participar en eventos y actividades que pudieran no ser muy adecuadas para la formación de los niños y a veces involucran gastos excesivos para los padres en viajes, etc.
Simplemente los llevan al precipicio con todo y familia.
Mi único consejo es: ¡Pidan una segunda opinión!
Para la mayor parte del progreso de un niño ajedrecista no es necesario competir en el extranjero, y si en cambio planear con cuidado el uso del presupuesto a invertir. El Internet ha abaratado los costos de todo, incluso de las competencias internacionales. No caigan en el turismo deportivo.
Es muy bonito pasear, pero no lo hagan pagando los viajes de seudo instructores que se dedicarán a parrandear, como en recientes festivales “internacionales” que realmente son torneos abiertos.
Si su hijo tiene calidad suficiente, viajará cuando lo inviten y a eventos que no están abiertos al público en general. Si no, no tiene caso.
Gasten en libros y preparación, nunca en viajes al extranjero ni en directivos.
Es cómo esto: si un estudiante tiene nivel suficiente para estudiar en una super escuela, obtendrá beca, si no, esa escuela le quedará grande. En ajedrez es lo mismo. ¡Pidan una segunda opinión!