25 oct. 2010

Educación, la clave en todos los aspectos de la vida nacional, no solo en ajedrez.


Se remarca por muchos que la única solución a los problemas graves del país radica en la educación, la capacitación, etc. Lo malo es que muchos de los que lo dicen no canalizan los recursos que tienen a su disposición para ello, sino que los tiran en eventos, eventitos y eventotes. Entonces no hay cursos de capacitación, ni escuelas, sino se duplican eventos.
En Rusia ya muchos se quejan de que no se ha dado seguimiento a la escuela soviética de ajedrez y que los herederos han sido los otros países de la ex URSS y no los centros metropolitanos. Y aunque dicen que Moscú no cree en lágrimas, ya muchos no la consideran la capital mundial del ajedrez.
Plantean los críticos una serie de soluciones para avivar la preparación de ajedrecistas y la difusión de las técnicas y el desarrollo general de la promoción del ajedrez. Parecen interesantes sus propuestas y muy fáciles de copiar por otros países. La documentación es completa y bien fundamentada. Ojalá pudiésemos aprovecharla, pero se requiere voluntad política y de esa obra no sobra, no hay forma de sacar comisiones por compras o hacer arreglos con jugadores, con hoteleros, etc., como con los mega eventos en que hay un pastel a repartir aunque sean plazas de árbitros o jueces, viáticos, etc. Hacer un evento de un millón de pesos de gastos dan ocasión al “bisneo”, mientras que la educación y la capacitación no.