25 oct. 2010

El mejor balance de la Olimpiada.


El análisis general del GM Shipov publicado en www.crestbook.com fue sin duda el mejor de los comentarios sobre la Olimpíada y sobre la elección de la FIDE. Sus argumentos de que esta votación hizo aún más notorio lo poco justo que es el sistema electoral de la FIDE y lo dañino de que la opinión sumada de grandes maestros y maestros de todo el mundo pesen menos que el solo voto de un delegado de un pequeño país en que menos de una veintena de ajedrecistas juegan un torneo de ajedrez alguna vez en el año y que influya más en el futuro del ajedrez internacional que el de decenas de miles de personas que han dedicado su vida al ajedrez es un hecho patético.
Pero esta situación se repite como espejo a nivel nacional en muchos países, donde un seudo organizador opina con más peso que decenas de personas juntas que saben más de ajedrez en un dedo cada una que el votante en toda su anatomía, pero que por situaciones ficticias y circunstanciales adquiere un poder que influirá decisivamente en la vida de otros muchos ajedrecistas.
Lo malo es cuando esos seudo organizadores tienen la posibilidad de mal gastar el dinero público en acciones sin verdadera trascendencia, mientras que faltan recursos mínimos para tareas realmente necesarias para el desarrollo del ajedrez y que afectarán el futuro por muchos años.
En los últimos cuatro años se ha gastado en México más dinero, varias veces, en el ajedrez que lo que se ha gastado en varios países juntos que tienen dos o tres más jugadores de ajedrez y que ocuparon 20 o 25 lugares más arriba en la Olimpíada.