22 oct. 2012

Gaidar Aliev y Kasparov. Antecedentes al debate de una estatua.




Muchos ajedrecistas del mundo reconocen la afición de Gaidar Aliev por el ajedrez y se preguntan el por qué ha surgido tanto debate por la colocación de la estatua de Aliev en la avenida Reforma de la Ciudad de México.
Poco se sabe en México de los conflictos entre azeríes y armenios, con ya olor de siglos. Algunos dicen que Aliev no debiera tener estatua en México porque ofende a los armenios que residen en nuestro país y a sus muchos descendientes. ¿Cómo saber si Aliev era antiarmenio?
Veamos desde el punto de vista de las intervenciones de Aliev con el excampeón mundial de ajedrez Kasparov.
Garry Kimovich Kasparov nació en Baku, capital de Azerbaiyan, de ascendencia armenia, su apellido Kasparov es una versión rusa del apellido Kasparian. Kasparov rescato a su familia de Baku de las matanzas de enero negro de 1990 en que azeríes atacaron a armenios.
Aliev apoyó al azerí armenio Kasparov:
En http://www.quepasa.cl/articulo/actualidad/2012/08/1-9187-9-karpov-enfrenta-su-leyenda.shtml#note
Podemos leer esto escrito por Karpov:
“En 1984 el secretario general del Partido Comunista ruso era Konstantín Chernenko, un líder de nulo carisma y mala salud. Según Kárpov, el verdadero poder lo ostentaba el ministro de Cultura y Deportes, Heydar Aliev, oriundo de Azerbaiyán, igual que Kaspárov. “Él tenía mucho apoyo de Aliev, que generó esta idea de que Kaspárov representaba los nuevos tiempos... Pero en realidad era tan simple como que Kaspárov había nacido y vivía en Azerbaiyán. Al principio, cuando él era todavía presidente de su país no hubo conflicto. El problema fue cuando se trasladó a Moscú. Me hizo la vida imposible, sobre todo en el partido de 1984. Aliev era prácticamente el número uno en el país. Su poder era gigantesco y podía hacer lo que quisiera en cultura, deportes o lo que fuera. Y actuó claramente contra mí. Las condiciones eran muy injustas”.
En otras citas se dice
Kasparov utilizó el poderoso apoyo que tenía en el gobierno soviético, el de Gaidar Aliev, y los duelos se jugaron, tras negociaciones en las que la Federación Soviética fue la que más tuvo que ceder; Ribli y Korchnoi, aceptaron jugar, y en ese mismo 1983, los matches Smyslov - Ribli y Korchnoi - Kasparov se disputaron en Londres.
Para acceder, Korchnoi exigió tres condiciones: Que la Federación Soviética se disculpara por la cancelación, que los premios no fueran menores que los de Pasadena, y la confirmación por escrito de la finalización del boicot soviético a la participación de Korchnoi en torneos, vigente desde 1976, cuando Korchnoi desertó de la URSS.
Korchnoi consiguió que sus dos últimas condiciones fueran aceptadas; en Londres Tony Miles le preguntó en una entrevista si la Federación Soviética se había disculpado, y entre risas Korchnoi respondió: “¡El dinero es la mejor forma de disculpa!”.
Kasparov comentó en Kasparov on Kasparov: “¿Qué hacer? El 21 de julio telefoneé a Geidar Aliev, en aquel entonces miembro del Politburó, y le expliqué el problema. Me aseguró que el match se disputaría. Sólo tras esto volví a Bakú”.
En http://www.abc.com.py/edicion-impresa/deportes/kasparov-vs-petrosian-1982-413083.html  podemos leer:
Kasparov y Nikitin están convencidos de que la mano de Karpov y su gente estaban presente, que iban a poner trabas al progreso de Kasparov con todo el poder que tenían.
Tal vez sea así, pero Kasparov también tenía un fuerte apoyo en los centros de poder.
En marzo de 1982 Kasparov fue invitado al congreso del Komsomol (organización juvenil del Partido Comunista de la URSS), que se celebró en Azerbaiyán, al que asistieron (Kasparov no sabe por quién fueron invitados), altas autoridades de la Federación Soviética de Ajedrez y del Comité de Deportes, tras una conversación entre ellos, Kasparov y Geidar Aliev, Kasparov logró el permiso para jugar en Bugojno.
En Los Angeles Times http://www.mitchberman.com/Chess--Los%20Angeles%20Times%20Magazine.htm se puede leer:
Half-Armenian, half-Jewish--"Do not call me a Russian!"--Kasparov grew up and lived in Baku, capital of Muslim Azerbaijan, until this year's anti-Armenian violence. "The government was trying to use the ethnic wars in their favor," Kasparov charges. "It was real blood, and many Armenians were killed." But the story of what happened to Kasparov in Baku has not been told in America.
"Kasparov saved the lives of 60 Armenians," says Albats, who attended the press conference where Kasparov became "the first man to publicly speak the truth about what happened in Baku."
Albats tells a frightening tale: "Azerbaijanis went to Kasparov's house to shoot him and the Armenians he was hiding there. Kasparov had already fled to the airport. He chartered a plane and took 60 Armenians to Moscow. He rented apartments for them and gave them money. He is very courageous."
But because of Soviet anti-Semitism, Albats says, "a lot of people never liked Kasparov. Kasparov is a man who likes scandal. He was unwise to put so much dirty water between himself and Karpov."
(“Medio armenio, medio judío - "no me llaman un ruso!" - Kasparov creció y vivió en Bakú, la capital de la Musulmán Azerbayán, hasta la violencia antiarmenia de este año. "El gobierno trataba de usar las guerras étnicas en su favor," culpa Kasparov. "Esto fue una verdadera orgía de sangre, y muchos armenios fueron asesinados." Pero la historia de lo que pasó a Kasparov en Bakú no ha sido contada en América.
"Kasparov salvó las vidas de 60 armenios," dice Albats, quien asistió a la rueda de prensa donde Kasparov fue "el primer hombre público en decir a la prensa la verdad sobre lo que pasó en Bakú."
Albats relata una historia espantosa: "los azerbaiyanos fueron a la casa de Kasparov para pegar de tiros a él y los armenios que escondía allí. Kasparov había huido ya al aeropuerto. Él fletó un avión y llevó a 60 armenios a Moscú. Alquiló departamentos para ellos y les dio dinero. Él fue muy valeroso."
Pero debido al antisemitismo soviético, Albats dice, "a mucha gente nunca le gustó Kasparov. Kasparov es un hombre que gusta del escándalo. Fue muy imprudente al poner tanta agua sucia entre él y Karpov.")

Debo añadir que actualmente Kasparov, ciudadano ruso, es uno de los principales líderes de la oposición a Vladimir Putin, presidente de Rusia. Karpov es diputado al congreso ruso por el mismo partido de Putin.
Se dice que Geidar Aliev detuvo las Matanzas que sufrían los armenios en esos días de 1990. Se puede leer lo siguiente en: http://www.raoulwallenberg.net/es/?press=asbarez-armenian-news  :
El 19 de enero marca un nuevo aniversario del final de los pogroms de Bakú, durante los cuales la población armenia de la capital de Azerbaiyán fue diezmada en el curso de un baño de sangre que duró una semana. Centenares de muertos, miles de heridos y muchas más personas que quedaron sin vivienda fue el saldo que dejó la masacre. La campaña comenzó el 13 de enero de 1990 y se extendió durante siete días hasta que el Kremlin ordenó el despliegue de las tropas soviéticas en Bakú para poner fin a la violencia.
Los pogroms, que causaron la muerte a un número estimado de 300 armenios, fue la respuesta directa que la soviética Azerbaiyán dio a miles de armenios quienes, desde 1988, pedían al Kremlin la reunificación de Azerbaiyán con Armenia. Para aplastar a este movimiento unidades de las fuerzas especial azeríes (OMON) iniciaron un pogrom sistemático en Sumgait en 1988. La masacre continuó con una serie de asaltos semejantes en Kirovabad, Bakú y luego en el distrito Shahumian, en Karabaj.”
Pero después, durante el transcurso de las noches del 25 y 26 de febrero de 1992, Fuerzas militares Armenias cometieron una masacre sin precedentes contra la población civil azerbaiyana de Jodyalí. Aliev declaró ese día como el del genocidio azerí y en recuerdo de sus victimas se erige un monumento en la Plaza de Tlaxcoaque donada por el gobierno azerí.

El caso es que una personalidad como Aliev sería difícil de evaluar sin un análisis concienzudo, pues la pugna entre azeríes y armenios es tan complicada como la de palestinos e israelíes. El hecho es que en su país, Aliev es reconocido como un gran hombre, como lo es Winston Churchill a quien muchos, sobre todo argentinos,  turcos, vietnamitas y sudafricanos podrían sentirse ofendidos de que haya una estatua en México.
Aliev se distinguió como un político que apoyo siempre el ajedrez y su país será la sede de la próxima Olimpíada Mundial de Ajedrez en 2013 y hay que pensar que el equipo ganador de tres de las últimas cuatro ha sido el equipo nacional de Armenia.