3 oct. 2012

¿Quién copió a quién?



En su libro What It Takes to Become a Chess Master el GM Soltis hace recomendaciones muy similares a las que se hacen en los textos armenios de ajedrez, algunas, inclusive,  que aparecen en muy pocos, y menos conocidos aún, textos soviéticos, como unas notas que Razuvayev me envió en 2004 sobre conferencias de Botvinnik casi secretas. Se que Soltis consultó muchas notas personales de entrenadores rusos, pero que no había visto publicadas en idiomas que no fueran ruso o ucraniano. Realmente me sorprenden las similitudes. Además, puedo añadir, que Soltis redacta las recomendaciones de mejor manera que lo que aparecen en las notas “privadas” de las conferencias de Botvinnik. El caso es que el libro de Soltis me parece magnífico y por supuesto ya estoy, sino asimilando, al menos transcribiendo algunas cosas de ese libro.
Se crítica la cantidad de libros que escribe Soltis y su continua producción, como de una diarrea mental, si me permiten la expresión, pero indudablemente lo que es en el GM Soltis y también el GM Nunn, el que sean tan prolíficos es algo que más que criticarles es de agradecerles.
Se le ha llamado el Fred Reinfeld de esta época, pero aunque quizás la idea de ese mote sea peyorativo, me parece que entenderlo así sería muy injusto para ambos, pues hay cosas de Reinfeld realmente notables y no debiera ser un autor desdeñable, como muchos otros que, por diversas razones no reciben el aprecio que merecen. Salta a mi mente la personalidad tan encomiable del MI Román Torán, que como Ricardo Aguilera no han recibido reconocimiento por tan enorme valor tienen. Otros que recuerdo son Manuel Marquez Sterling Loret de Mola, breve presidente de Cuba y eterno en su magnitud como ajedrecista, político y escritor. Qué decir de Don Andrés Clemente Vazquez, verdaderamente orgullos ambos de la Cuba ajedrecista. Grandes creadores, debieran ser más reconocidos por el público ajedrecista moderno. Han de tener su mármol y su poeta como diría Antonio Machado.
Fred Reinfeld, Soltis y Chernev son prolíficos o lo fueron, vivos y muertos siguen dando. ¡Gracias, señor, por la Música! ¡Gracias por los prolíficos!