25 oct. 2012

Pronto, capacitación de instructores de ajedrez en educación a Distancia.




Todo mundo hubiera querido tomar clases con Capablanca, pero físicamente solo le fue posible escucharlo a hablar a unos cuantos.
¿Cómo hacer que llegue el conocimiento y la experiencia a el mayor número posible de personas? Solo con la enseñanza a distancia.
Tal vez el futuro sea la educación a distancia para optimizar los gastos en la educación superior. En algunos países no se ven otras opciones pues ya no tienen presupuesto para construir instalaciones a la velocidad de la demanda. Por lo pronto muchos de los que ya trabajan y tienen problemas de horario buscan estudiar a distancia como única opción a continuar sus estudios.
De los 47 mil 500 alumnos inscritos en la Universidad Abierta y a Distancia de México (UnADM), la cual depende de la Secretaría de Educación Pública, sólo 20 por ciento tienen entre 18 y 24 años, pues al menos 70 por ciento de la matricula tiene en promedio 36 años de edad.
El problema es el sistema de enseñanza y los contenidos que se proponen para cada especialidad. Parece no haber mucho personal capacitado para evaluar si lo que se propone es adecuado y funcionará para crear los profesionales que se requieren. Cientos de cuartillas y decenas de CDs he aportado para justificar que se pueden capacitar instructores y que al menos es mejor opción que el nivel de clases que están ofreciendo muchos jugadores auto habilitados de instructores que dan clases a niños de diversos centros educativos. Pero los avances son muy lentos y aunque en lo que toca a cursos semi presenciales, de 30% clases presenciales y 70% a distancia ya son aceptados por las autoridades y ya planeo varios cursos iniciales en cuatro entidades, el poder hacerlo totalmente a distancia parece que requerirá aun años. Y mi tiempo se acaba…