27 oct. 2012

Tarrasch y no Lasker, el origen de las 300 posiciones como compendio del conocimiento en ajedrez.



El historiador Walter De Gruyterfenbach de Dresden me hizo llegar un artículo de 1896 donde Tarrasch afirma que en 300 posiciones, bien dominadas, se podría compendiar todo el conocimiento necesario para jugar con maestría el ajedrez y que por ello publicó su libro de “300 partidas de ajedrez”, para de alguna manera sustentar esa afirmación.
Tarrasch sin embargo no afirma que en esas 300 partidas estén las 300 posiciones, si no que da entender que en su libro “El Juego del Ajedrez” (“The Game of Chess”) aparecen 100 de las posiciones que sugiere forman parte de las 300.
Un comentarista del artículo escribe que ese afán del número ·”300” le viene a Tarrasch por influjos de la épica de las Termopilas y Leonidas, pero que debieron ser mil y no 300.
Xenofonte diría que mejor 10 mil, por aquello de la marcha.