8 nov. 2012

Curso en Nuevo Laredo, del 2 al 4 de noviembre.








Dentro del programa “GM Carlos Torre Repetto” de cursos de capacitación de instructores a cuatro puntos cardinales, como parte del proceso del diplomado de ajedrez, ofrecí la etapa presencial de 20 horas del módulo primero que consta de 60 horas, 20 presenciales y 40 a distancia en la ciudad fronteriza de Nuevo Laredo, Tamaulipas.  Participaron 8 candidatos a instructor oficial y varios jugadores que aprovecharon la parte práctica para mejorar su juego.
El sistema fue simple, dedicarse a temas pedagógicos en los bloques matutinos y en técnicas y prácticas de ajedrez en los vespertinos para que así los que no se interesasen en titularse, sino simplemente en mejorar su juego, participaran en las sesiones vespertinas y no tomasen la parte de preparación pedagógica y uso de materiales didácticos, además de que no participarán en la parte a distancia del modulo.
De esta manera era como un curso doble, uno para aspirantes a titularse de instructor y otro para jugadores.
Parte de la etapa presencial tuvo que ajustarse a los requisitos burocráticos, pero se trató lo más posible de facilitar la tramitología y se enfatizó en el uso del material abundante con que se le dota al instructor para facilitar su trabajo y garantizar la calidad del mismo. Decenas de libros, cientos de planillas de ejercicios, programas y software de apoyo, manuales, etc., garantizan que el instructor pueda realizar su trabajo con un nivel de calidad.
El objetivo es que para finales de 2013 el sector educativo oficial cuente con cientos de instructores que puedan con efecto multiplicador, capacitar a su vez a miles de profesores para cubrir la demanda de instrucción de ajedrez en las escuelas.
El programa “GM Carlos Torre Repetto” inicia con puntos distantes en cuatro puntos cardinales tales como las fronteras noreste, noroeste y la del sur, pero ya están en planeación otros cursos como el que ofrecí en Nuevo Laredo, en diversas entidades.
Es muy importante la capacitación que se de, pero definitivamente el material para dar clases y los programas son parte básica.
Según las famosas tres reglas del ajedrez ruso para lograr que un niño o un principiante llegue a ser un fuerte Maestro, se requiere:
1) Motivación del estudiante;
2) Apoyo del Estado, la sociedad o de sus padres
3) La Calidad del Método de Entrenamiento.

Trabajaron mucho sobre esos tres aspectos, que a la vez eran las tres reglas de la preparación soviética para el trabajo y la defensa.
La motivación llegó a grados enormes, que, según los detractores, se llamaba lavado de cerebro o manipulación por lo menos.
El apoyo del Estado era total, colocando a los niños que mostraban especial talento natural en liceos o academias donde tuviesen las mejores condiciones para ser estimulados y desarrollados sus cualidades o dones.
Como se buscaba optimizar todos sus recursos humanos, si los niños no mostraban un talento natural especial, se estimulaba al máximo el que tuvieran, con el lema: “No todos pueden llegar a ser un Da Vinci, pero debe el Estado darles todas las posibilidades de lograrlo”
Sobre la calidad de los métodos de entrenamiento, los mejores psicólogos, pedagogos y especialistas de cada disciplina se reunían para desarrollar el método primero e irlo perfeccionando año con año para ser aplicado de manera igual en toda la URSS. Claro que cada académico, o en el caso del ajedrez, cada entrenador, ponía su sello personal en los métodos y programas estructurados y cada ciudad o república tenía su estilo de interpretarlos, pero la base estructural era similar, por lo que si fuera difícil llamar a esa gran variedad de escuelas como la “Escuela Soviética” si es propio llamarle, “La Organización Soviética”.
Un material bien preparado y abundante en posesión de un instructor puede garantizar la parte de la calidad del Método de Entrenamiento, por ello en estos cursos este factor recibe tanta importancia.
Por otra parte, quiero agradecer profundamente la cálida hospitalidad de autoridades de la Ciudad y de los participantes al curso.