28 jul. 2009

Ajedrez Completo en pocas horas.


"Making the simple complicated is commonplace; making the complicated simple, awesomely simple, that's creativity."
—Charles Mingus,legendary jazz musician
"Hacer de lo simple algo complicado es trivial; hacer simple lo complicado, imponentemente simple, eso es creatividad."
-Charles Mingus, músico de jazz legendario.
El GM Cecil J. S. Purdy decía que hacerse de un repertorio completo de aperturas tomaba 24 horas de estudio, como aparece en su libro “Action Chess”
El GM Bent Larsen en su libro “Bent Larsen’s Good Move Guide” en unas cuantas páginas da un curso básico de finales realmente sorprendente.
El GM Kevin Spragett y el GM Ziatdinov publicaron en Internet unas guías para el Medio Juego que no toman más de 10 horas estudiar. Lo mismo el GM Averbach en su libro “Conocimiento esencial del Medio Juego•” resume en 25 horas de estudio las bases del Medio Juego.
El GM Lev Alburt, lo mismo que el GM Ziatdinov afirman que conociendo perfectamente 300 posiciones se puede dominar el ajedrez.
En lo que refieren a conocimiento, pudiera ser. Pero en lo que se refiere a habilidades y a una serie de hábitos, eso puede tomar una vida. O unas horas…
Aparece un estudio en Internet en que varios renombrados instructores rusos de origen académico soviético afirman haber descubierto la manera de preparar a grandes maestros de 15 años. De hecho citan ya haber producido diez de ellos, uno de menos de 12 años. Aseguran que su sistema no merma las posibilidades de esos jóvenes para hacerse supergrandes maestros, jugadores de más de 2750 de rating como a la edad de veinte años.
El método tiene muchos puntos similares o totalmente iguales con los usados en la URSS durante décadas, al menos un 65% de ellos, pero si plantea nuevos conceptos simplificadores y un extensivo uso de las computadoras, pero no con programas especiales, sino con plataformas de bases de datos como Chessbase y Chess Assistant, además de algunos programas gráficos como el Power Point y de elaboradores de videos. Pero nada sobre natural.
Lo que si se siente muy diferente a métodos antiguos es un uso de la motivación y del optimismo aprendido, con una mezcla de una actitud paranoide con vistas a un uso poco usual, por su gran magnitud, de la profilaxis y el desiderátum excesivo para evitar el error. Una mezcla de fe absoluta en ganar y una convicción de que uno no es el que gana, sino es el enemigo el que pierde y basta esperar, no cometer errores, más que ser positivo.
Aunque no me atrevería de calificarlo como un enfoque minimalista, si parece una actitud de trinchera o de la llamada “paranoia del silo atómico”.
El escaneo de posiciones me pareció muy instructivo, aunque muchas de esas ideas las publicaron los mencionados Grandes Maestros Spraggett y Ziatdinov desde hace una década, pero el planteo del nuevo método es más rudo, más crudo.
La publicación de este método ha sido muy limitada y parece como una muestra “beta” para que den su opinión algunos entrenadores seleccionados. Pero la verdad es que a uno le tomaría más de los tres meses que fijan para dar una opinión. Sólo el comprender el concepto debe tomar algo más.
Pero lo que si da la sensación es que una nueva época para la instrucción del ajedrez está iniciando.
Lo curioso es que el método lo manejan como exclusivo para niños que se quieren convertir en grandes maestros, pero requiere, seguramente, y supongo solamente, una adaptación muy grande para instruir adultos o jugadores que a los 20 años apenas rozan el nivel de maestros internacionales. ¿Este método para crear grandes maestros de quince años podrá adaptarse para crear grandes maestros cuarentones, cincuentones o incluso sexagenarios?
Veremos.