18 jul. 2009

A veces impresiona y nos hace dudar.


Es aceptado por la mayor parte de los entrenadores el que la psicología es parte importante del éxito en ajedrez. Algunos dicen que el 30% y otros hasta el 50%. Pero generalmente se refieren a conocerse a si mismo y conocer al oponente, además de tener seguridad en si mismo y una actitud de emprender el esfuerzo necesario.
Pero también dicen que el 70% o 50% restante, hay que dividir entre conocimiento y habilidad. El estudiar para adquirir conocimientos es una tarea importante y hacerlo de manera adecuada requiere lo estudia también la psicología. El desarrollar habilidades de manera también adecuada, formando hábitos y arraigar maneras de hacer, también lo estudia la psicología. O sea que del 70% 0 50% restante del componente del éxito que nos deja la psicología de manera directa, gran parte se va en la psicología indirecta.
Entonces, tal vez, entre psicología directa e indirecta, sumen mucho más del 50%. Pero algunos dedican la mayor parte de su tiempo dedicado a mejorar su ajedrez a adquirir conocimientos, y a veces de manera inadecuada , pues muchos ignorar como estudiar para adquirir conocimientos. Otros pocos hacen práctica deliberada y resuelven posiciones y practican de diversas maneras, más que adquirir conocimientos, priorizan el desarrollo de habilidades, pero desconocen a menudo de las maneras en que los hábitos se desarrollan y se enraízan.
Ahora bien, si creemos que llegaremos a ser grandes jugadores, a veces nuestra creencia firme hace milagros y, sin saber como, por la pura seguridad en lograrlo, todos los días se gradúa un nuevo gran maestro.
Vemos que entrenadores de escuelas muy reconocidas, antes de iniciar el entrenamiento puramente ajedrecístico, hacen una serie de cosas para motivar y convencer a los estudiantes de que esa sesión será particularmente especial y mejorarán mucho ese día. Cantan incluso para animarse y los estudios muestran que los entrenados con ese preámbulo motivacional tienen hasta un 35% más de aprovechamiento que los que entrenan sin este “prólogo” motivacional.
Entrenan con música, con melodías y canciones perfectamente programas y así realizan su práctica deliberada con tanto éxito.
Luego ve sus manuales de estudios (los de la URSS me refiero) y no aparecen menciones de canciones y de arengas del tipo motivacional. Pero libros especiales, como los del GM Krogius, y el maestro Malkin, y otros entrenadores como Koblenz, Kart, Nesis, si hablan de la importancia de esta motivación previa al entrenamiento.
Se habla de melodías específicas. Lo que no sería raro, pues sabemos que se compusieron miles de marchas e himnos para motivar ejércitos completos para la lucha. Los soldados marchan cantando al combate. ¿Porqué sería extraño que un arte, juego, o actividad, tan marcial como el ajedrez, pudiera influirse de la misma manera, como lo ha sido la guerra por siglos.
Varias organizaciones de expertos en pedagogía hablan del fenómeno de la música de Mozart para aprender matemáticos. ¿Qué puede extrañar que los rusos tengan su lista de melodías para entrenar mejor en ajedrez?
Si usted tiene problemas para estudiar o para motivarse en un torneo, es posible que no haya dado con su melodía correcta. Le hace falta la música.