6 ago. 2010

Cursos a distancia de Ajedrez.




Tras revisar el internet exhaustivamente me encuentro con 112 ofertas de cursos de ajedrez a distancia más o menos importantes. Aunque en español sólo hay 6, en inglés hay 72 , en ruso 22 y en otros idiomas, destacando el alemán y el rumano otros 12. Hay otros 10 que puede ser que sean interesantes, pero son en idiomas con alfabetos extraños. Hay uno de Egipto que promete tener una sección en inglés pronto.
Se diría que los mejores están en ruso, pero no lo creo, pues si el contenido es excelente, la presentación y los videos auxiliares están bastante deplorables y como que quieren cubrir mucho en muy pocas clases.
En inglés hay una colección de clases que se supone se estudian todas en un año, de acuerdo a un programa de 13 meses. Lo estuve revisando y es muy similar al mío, pero mucho más escueto y con menos texto, con pocos ejercicios y con métodos muy amplios, o sea de poca especificidad.
El plan de estudio es interesante pues en 13 meses reúne partes de los programas soviéticos de 4 años, pero seleccionando lo más relevante y práctico según los grandes maestros (ex soviéticos) que coordinan el curso. La verdad, el examinarlo me dio muy buenas ideas y tomé muchas ideas y material para mis cursos, máxime que resolvía problemáticas muy comunes en algunos de mis alumnos. Ese curso, muy bueno, no tiene con que competir con el mío, tanto por costo como por estar en inglés y en un inglés que debe ser algo difícil para los que hablan inglés como idioma nativo. Usa computadoras sólo como base de datos, y hay muy poca o nula retroalimentación.
Uno en ruso es muy bueno, con plan de 6 años, muy completo, de costo similar al mío, aunque levemente más costoso, pero todo en impresión, sin uso de computadoras, tanto en base de datos como de programas para entrenar. Hay buena retroalimentación, si uno domina el ruso.
También he tomado muchas ideas de este curso.
Luego, también en ruso, está uno de Convekta, con programas muy caros, pues para cumplir todo su programa de dos años, hay que adquirir más de 600 dólares en software de entrenamiento y otros 2000 en base de datos, en total unos 2600 costaría. Claro que todo ese material se puede conseguir en cuevas de piratas por menos de 100 dólares. Está muy seco, es decir, parecen libros en versión computadora. No hay retroalimentación.
Cursos del ICC hay muy variados, generalmente muy costosos y sólo unos cuantos maestros preparan sus clases, hay mucha improvisación. Es una manera de ganar dinero fácil para muchos grandes maestros. No han tenido mucho éxito y los alumnos no duran mucho o pasan de un maestro a otro.
Cursos en línea. En aulas virtuales generalmente tienen mucha vista pero poco contenido. Pocos grandes maestros o entrenadores serios se ocupan de estos cursos, que son costosos y muy experimentales, pues quieren por lo general innovar y no toman la experiencia de la escuela rusa o soviética.
Cursos especiales de grandes maestros, como el de Lev Alburt. Muy buenos, como es de esperarse a 80 dólares la clase. Si se puede gastar mil dólares al mes por clases a distancia, el de Alburt debe ser el bueno, aunque si toma seis o siete clases y compra una buena biblioteca con la guía de Alburt de cómo estudiar, seguramente subirá mucho de juego, pero a un costo de al menos 1200 dólares si le sale barato. Según su propaganda y haciendo cuentas, su curso total de 1400 a 2000 de rating sale en unos 6000 dólares. Casi puede estar seguro que una persona normal subirá en un año unos 300 puntos de rating por 6000 dólares. Creo que con mi curso también, pero con unos 200 dólares. Pero no podrá presumir que estudió con Alburt. He examinado en audio muchas clases de Alburt y son tan buenas como sus libros, aunque no dice nada que no digan los textos normales rusos, pero si usted habla inglés y no ruso, será como estar en una escuela rusa. Pero lo mismo digo de mi curso.
La desventaja de Alburt es que no proporciona videos ni programas para entrenar, aunque les puede vender de manera extra lo mismo que yo incluyó, por otros 1000 dólares.
Como diría un alumno mío : “La desventaja de Alburt es que no conoce tus cursos y tu si conoces los de él, así que lo copias cuando te conviene”.
Dice un refrán popular ruso: “Cordero listo mama de su madre y de la ajena”
Copio a todos y no creo que nadie me copie, además me dedico al público de habla hispana y traduzco del ruso, el inglés y el alemán todo lo que me conviene.
Otro curso a mencionar es el de Susan Polgar. Tal vez sea el mejor en inglés, pero es un servicio como el de Chess Publishing, impersonal sin retroalimentación,con más Truong que Pokgar, y si un amigo lo tiene y pagó sus 500 dólares, lo va pasando y por eso todos los bucaneros de la red tienen ya todo el material de esos cursos (y los de chess publishing) por centavos.
Presume la GM Polgar de tener 60 clases ya listas, yo tengo más de 400. Y sus 60 también…
El de Yusupov en alemán, también era muy bueno, pero tan impersonal, que de plano ya lo publicó completo en tres libros, tras venderlos como curso a distancia por más de 5 años. Tengo esos tres libros en su versión en inglés y sus clases estaban muy bien estructuradas y me parecen muy útiles sus ejemplos y comentarios para integrarlos en algunas lecciones.
Mi curso gratuito, “El Juego es Pensar” tiene la ventaja de que es mi aportación a los que gustan del Internet para estudiar. Desventajas: lo hice hace 10 años, y de allá para acá he aprendido un buen trecho y muchas cosas las cambiaría, pero sigue siendo mi orgullo que ese curso, que si se imprimiera equivaldría a diez tomos de 100 páginas cada uno, puede ser obtenido gratuitamente por todo estudiante de ajedrez de habla hispana, y sólo pido como un gesto de agradecimiento una sonrisa para que los santos me consideren en sus plegarias. Si sólo una vez al año, mis lectores sonríen un segundo por mi, seguramente me ganaré miles de indulgencias por mis pecados.
Tras revisar a Alburt, Polgar, Yusupov, ICC, ICS, EDAMI, y decenas de grandes maestros y maestros que tienen sus propuestas en Internet, puedo afirmar que hay una buena riqueza de opciones creadas por personajes muy capaces y que aman al ajedrez y a los ajedrecistas.
A todos ellos, grandes autores, les agradezco su generosa e involuntaria aportación al conocimiento universal de la enseñanza del ajedrez a distancia. Como buen recopilador, de todos he aprendido mucho y tengo que hacer la observación que a veces las redacciones dejaban mucho que desear y uno ha tenido que ser traductor, adaptador y adicionador a la vez, ya que les hacía falta un “tin no más” para ser más asimilable para el alumnado de habla hispana.
El problema de todos esos cursos y que no se puede resolver más que por el estudiante, es que el material se envía y depende del estudiante estudiarlo y entrenarse. Para ello son importantes los monitoreos, las continuas novedades en software y en videos y en garantizar que pagando el curso no tendrá gastos extras en libros o software. Ahí es donde más ventajas doy. Pero aun no logro hipnotizar a distancia a mis alumnos para que estudien, pero cada mes, al pagar, se sienten empujados a usar el material para no perder dinero.
Si piensa que este artículo, más que un estudio es en realidad un anuncio, le concedo la razón en un 50%, porque en realidad si creo que mi curso tiene ventajas. Además, siga la lógica: si conozco bien los otros cursos y veo algo mejor en ellos ¿Qué me impide copiarlos, traducirlos y adicionar esas mejoras a los míos? Si cobran una cuota, yo puedo poner lo mismo que ellos, colocarlo en español y cobrar la mitad. La ventaja es que traduzco, redacto y opero computadoras y he estudiado pedagogía y tengo la experiencia de muchos años, más de tres décadas, y gran capacidad de trabajo, características que muy pocos, no más de 20, FIDE Trainers como yo, reúnen en el mundo, y no se de más de tres que lo hagan en castellano. Si se considera que hay miles de aspirantes a clases de ajedrez en español, pues entre tres nos toca de a muchos. Seguramente entonces estoy entre las mejores tres opciones en habla hispana. ¿Exageró? Invierta 20 dólares en su futuro en el ajedrez y averígüelo.
Piense si vale la pena que por no perderle el amor a 20 dólares tal vez se prive de la verdadera oportunidad de mejorar su ajedrez.
Seguramente por ese costo no se compraría en otra parte ni la cuarta parte de material de ajedrez que va a recibir. Eso lo garantizo.