22 ago. 2010

Un modelo de Curso de Ajedrez




En Londres, en 1895, el campeón mundial, el Dr. Emanuel Lasker dio un curso de 12 conferencias que nos ha llegado hasta nuestro tiempo gracias a que se plasmaron en un libro ahora considerado clásico: “El sentido común en ajedrez”.
Lasker decía: “Mi intención ha sido reducir el número de las diversas reglas tanto como sea compatible con la claridad. Quizás alguien piense que todas guardan una semejanza entre sí y que, por tanto, aún podría haberse reducido más su número. En realidad, podrían reducirse todas las reglas a un solo principio fundamental, que es el origen de la teoría del ajedrez y de cualquier otra clase de combate. Este principio queda suficientemente explicado en esta obra; pero es de una concepción tan general y es tan enorme la dificultad de expresar todo el alcance de su significado, que no me he atrevido a formularlo de una forma concreta. En un próximo tratado, al que éste allanará el camino, espero poder demostrar la importancia de este principio y su eficacia para poner en claro las relaciones existentes entre muy distintos aspectos del ajedrez.”
En pocas palabras, Lasker describía una metodología completa en su curso, que era completo en si mismo, sin esperar ningún conocimiento determinado y que esperaba que los asistentes tuvieran una vivencia completa y estuvieran seguros que salían del curso con algo nuevo valioso en su acervo de conocimientos.
En la edición española del libro, el presentador escribe:
“En la primera conferencia se explica cómo desarrollar las piezas en la apertura.
Seguidamente, en las conferencias 2.ª, 3.ª, 4.ª, 5.ª y 6.ª, Lasker comenta varios sistemas de aperturas (Ruy López, Gambito Evans, Gambito de Rey y Defensa Francesa) indicando con análisis lógicos las ventajas y desventajas de cada jugada. Después, en la 7.ª y 8.ª conferencia, se nos describe detalladamente el juego de ataque, ilustrándolo con las brillantes partidas de Morphy, Anderssen, Steinitz, Tarrasch y las del propio Lasker en su match contra Blackburne. A continuación, la 9.ª conferencia desarrolla los principios fundamentales de la defensa. Y para terminar, las tres últimas conferencias (10.ª, 11.ª y 12.ª) están dedicadas a la estrategia de los finales de partida.
A pesar de que estas conferencias fueron designadas como rudimentarias y se hizo caso omiso de sus reglas, sin embargo el método de aproximación al sentido común que utiliza Lasker da a este libro un interés extraordinariamente amplio y cualquier aficionado que comprenda los fundamentos del juego lo leerá con placer y con provecho, ya sean sus conocimientos elementales o avanzados.”
Como se puede ver, se describe un Syllabus. Las conferencias eran de entre hora y media y dos horas cada una, entonces el curso fue de unas 24 horas, o sea el equivalente a crédito y medio académico, según las medidas actuales de acreditamiento académico.
El balance de materias estaba orientado por requerimientos comerciales, ya que el mismo Lasker en una conferencia dice que dedica parte amplia de la serie a las aperturas, a petición de los asistentes.
Entonces se dedican 6 conferencias, el 50% de las horas, a las aperturas, 3 al medio juego, siendo 2 al ataque y una a la defensa, o sea sólo el 25% al medio juego y finalmente otras 3 sesiones al final, o sea el 25% restante.
Lo moderno, según el mismo Lasker en su libro “Victor se convierte en maestro de ajedrez” es 60% al medio juego, 25% a la técnica del final y 15% a las aperturas.
En las 12 conferencias Lasker da una serie de reglas muy específicas, prácticamente algoritmos que puedan guiar al asistente para mejorar su juego y desempeñarse, si a la vez desarrolla una habilidad táctica, como jugador de primera o al menos segunda fuerza.
Por supuesto que si usted estudia el libro “El sentido común en ajedrez”, será como si hubiera sido uno de los afortunados asistentes a la serie de conferencias de Lasker en Londres 1895.