10 mar. 2015

Dicen que el ajedrez ayuda al desarrollo integral del ser humano.




De acuerdo, además hace al que lo practica de manera seria y organizada, un ser razonable, crítico y experimentado en la toma de decisiones. Entonces si ayuda tanto, ¿Por qué se considera que aquel que lo ha practicado mucho y que se acercó al ajedrez aleatoriamente, pero lo abrazo como una ocupación importante, no es apto para enseñarlo?
¿Es posible que una persona que nunca se intereso por el ajedrez y que ya adulto le nace el deseo de enseñarlo sea más capaz para tomar un cursillo y dar clases?
Entre los docentes, igual que entre abogados, médicos, arquitectos, militares, veterinarios, hay muchos ajedrecistas de corazón y fieles practicantes del ajedrez, de ellos saldrían los mejores preparadores de profesores de grupo para que estos den unas cuantas horas al semestre.
Deben cuidarse los administradores escolares de irse sobre el botín de las plazas para dar clases de ajedrez, exagerar la carga obligatoria y no cuidar la parte de canalización a areas especiales de ajedrez a cargo de profesionales reales de la instrucción de ajedrez, formados de toda una vida, no de un curso estilo aprenda un idioma en diez semanas. Necesitamos ajedrecistas profesores, con cientos de horas acumuladas de experiencias en ajedrez, que además tomen cursos serios para dar clases, no menores a 60 horas presenciales y 600 horas con trabajos a distancia, con asesoría continua, para que con todo esa preparación, y armados con Manuales, videos, cuadernos de trabajo, consultorias, tutorías, y sobre todo armados con su amor demostrado al ajedrez, emprendan la tarea de que el ajedrez, con su práctica organizada, pueda brindar sus beneficios a la sociedad. Los ajedrecistas debíamos convocarnos al grito de ajedrecistas unidos por el ajedrez, o el ajedrez para ajedrecistas, no para chambistas oportunistas, que no solo dañaran a sus potenciales pupilos, sino sobre todo a ellos mismos, pues el ajedrez puede ser una tortura enseñarlo si no se le tiene amor y si no se esta adecuadamente preparado.