8 mar. 2015

Ponte al Cien y Ajedrez, formando una red.




Ponte al Cien ha demostrado ser un medio eficaz para los programas contra la obesidad y para el mejoramiento de la calidad de vida de la población en muchos aspectos. Muchos mexicanos deseaban mejorar en salud y condición física, pero no tenían la base principal: saber cómo estaban y saber cómo verificar que sus esfuerzos conducían al objetivo buscado. El diagnóstico es fundamental. Más de un millón de personas participaron en hacerse su diagnóstico Ponte al Cien y recibieron un detallado informe de su funcionalidad física y las recomendaciones para mejorarla. Seguramente muchas evitaron graves problemas de salud al ser avisados de que se detectó alguna señal de peligro sobre su bienestar.
En muchos países del mundo en que se llevan este tipo de programas de diagnóstico ha quedado demostrado que hacerse este chequeo y recibir las recomendaciones ha sido un parteaguas en sus sociedades.
En el ajedrez la mayoría de entrenadores sabemos que con lo primero que hay que comenzar en nuestra labor de apoyo a un compañero ajedrecista que quiere mejorar su nivel de juego, es con un examen detallado y profundo de ubicación. Los modelos de esos exámenes son oro molido para todo entrenador, casi más importantes que una buena colección de material para dar clase, pues sin un diagnóstico adecuado no se puede administrar y proporcionar el material de aprendizaje y entrenamiento adecuado. Qué hacer con un pupilo, como hacerlo y con qué hacerlo, depende en mucho del examen de ubicación.
Ponte al Cien es muy completo en lo que toca a funcionalidad física, pero ¿Y la mental? Ponte al Cien la abordaba de cierta manera, porque aunque su objetivo es medir la capacidad funcional física, es innegable que la mente y el cuerpo estaba íntimamente relacionados. Ese fue mi encargo, integrar más elementos para el diagnóstico de la capacidad funcional mental. Sus dirigentes conocían mi libro “Ajedrez y Desarrollo Humano” donde se trataba el tema y así comenzó la idea de Ponte al Cien y Ajedrez.
Con el apoyo de varios doctores en diversas disciplinas, docentes y egresados de la Facultad de Sicología de la UNAM, de la Facultad de Ciencias también de la UNAM, de diversas facultades de la Universidad de La Habana y entrenadores de ajedrez y pedagogos de la Ciudad de San Petersburgo, fui integrando una serie de baterías de diagnóstico de varios aspectos de la inteligencia, así como recolecté cuanto examen de ubicación de ajedrez se habían producido en la URSS, luego en Rusia, Armenia, Ucrania, Polonia, Serbia, Cuba y diversos países. Libros en diversos idiomas con test del IQ ajedrecista, los trabajos de De Groot que tanto han influido en los tests de inteligencia que se usan en los sistemas educativos de varios países y, parecería raro, en los sistemas de Migración, pues en algunas épocas bajo el lema de “Alentar los flujos migratorios positivos”, algunas instancias de migración de diversos países miden a los aspirantes a ingresar a su territorio con test de inteligencia para facilitar la inmigración de “personas inteligentes”.
Nada más delicado que evaluar a un ser humano en algo, sobre todo si se utiliza como filtro para ingresar a un país o ser reclutado para algún trabajo o como tamiz para que se le brinde una oportunidad académica.
Pero para progresar es necesario el diagnóstico y es imprescindible crear el sistema más preciso y adecuado posible.
Si lo físico fue delicado en medir, lo mental y emocional es aún más delicado.
El Programa Ponte al Cien ha madurado mucho y es reconocido y promovido por todas las instancias de gobierno tras de meses y meses de pruebas y más de un millón de personas evaluadas.

Pero todo ha sido a nivel gubernamental, no tanto por el apoyo presupuestal directo, sino porque las fundaciones de la sociedad civil que aportan el dinero necesario para llevarlo a cabo, dependían de que sus aportaciones fueran certificadas y aprobadas por un gobierno. A la larga esto podría ser lo mismo con Ponte al Cien y Ajedrez, pero mi idea es realizar unas acciones paralelas con la iniciativa privada aprovechando que Ponte al Cien es solicitado en ese sector, pues escuelas privadas, organizaciones de seguridad privada y todo tipo de empresas que, al ver todas las ventajas que se han dado en el sector público al llevar a cabo los exámenes Ponte al Cien, se interesan de que también se haga en el sector privado, pagando una pequeña cuota para cubrir el material y los servicios de los examinadores. Entonces la idea fue ofertar no solo Ponte al Cien, sino Ponte al Cien y Ajedrez, o sea con examen físico y mental, recomendaciones no solo de ejercicio físico y alimentación, sino de acciones para mejorar la habilidad mental, además de ofrecer al ajedrez como un medio educativo, de desarrollo personal y recreativo para sus empresas e instituciones educativas, lo que no solo posibilita que se integre una red de promotores y evaluadores que al principio sea autofinanciable, sino que además aumente las bases de datos de pruebas para que cuando el gobierno ya de su visto bueno exista el personal capacitado y experimentado para realizar una tarea tan grande como introducir el ajedrez en las escuelas públicas.
Al mismo tiempo de una red de trabajadores que obtengan ingresos en estas promociones, se hace una buena capacitación haciendo.  Son acciones paralelas mientras se realiza la labor de gestión para que el gobierno efectúe adecuadamente la inserción del ajedrez al medio educativo, además de que así se introduce en el sector de escuelas privadas y empresas, que son la mejor opción para que las acciones benéficas del ajedrez sean autosustentables y no dependan exclusivamente de la buena visión y buen juicio de autoridades, con los “problemas” normales de la política. Sólo con acciones paralelas en gobierno e iniciativa privada se puede lograr un éxito duradero, y para cuando el momento llegue, porque no hay nada más fuerte que una idea que llega en el momento adecuado, tengamos mucho personal profesional preparado y con experiencia, para aprovechar plenamente el momento.
Por eso continuo la convocatoria de los que deseen integrarse a la red, pues necesitaran prepararse para hacer exámenes de inteligencia y de ajedrez, así como vender la idea. Un excelente producto y además una aportación a la sociedad. Creo que es una buena oportunidad para una ocupación profesional digna, satisfactoria y rentable. Informes en chesscom@hotmail.com Solo pido paciencia, vamos avanzando poco a poco, ya somos muchos, más de 70, pero necesitamos unos 200, pero estamos ajustando manuales de instrucciones, programas de computación para PC y tablets, métodos de organización, etc. Tenemos el apoyo de las experiencias del Ponte al Cien, pero Ponte al Cien y Ajedrez es muy complicado y muchos aspectos son innovadores, pero vamos muy adelante ya. Se necesitan ajedrecistas muy capaces, muy dispuestos y lo más experimentados posibles y que quieran capacitarse mucho. No es como aquello de convocar a quienes quieran ser instructores y ni siquiera sea requisito saber jugar ajedrez. Aquí el requisito es saber mucho, adorar el ajedrez, amar mucho a la sociedad y tener muchos sueños. Es una red de personas muy especiales lo que se requiere, pero haremos algo histórico.