24 may. 2015

Kasparov, entre Jano y Toth, muchas caras del ajedrez




Las diversas caras de Kasparov, sus facetas, pueden ser muy complicadas, a ratos un Toth egipcio, en otras un Jano.
El discurso de Kasparov al aceptar el doctorado honoris causa, es simplemente notable y magnífico. Algo que todo ajedrecista debiera leer.
"No podría haber ejemplos mejores de la fuerza que tienen los sueños, los principios y el valor que aquellos por los que yo estoy aquí para contarles. Y muchas gracias a tí, Rex [Sinquefield], por esa aduladora presentación que acabas de hacer. Dicho lo cual, se olvidó de un importante detalle, que yo nací en el sur, al lado de Georgia. Ese es el extremo sur de la antigua Unión Soviética, a las orillas del mar Caspio, en Bakú (Azerbaiyán), justamente al lado de la República de Georgia. Espero que tengan comprensión por mi acento "del sur"."
"Cuando era niño, vivíamos en Bakú y mi madre me comentó que yo podría llegar a ser campeón del mundo de ajedrez algún día. No sé si alguien más le creía, pero yo sí. Años más tarde, las autoridades de deporte de la Unión Soviética me comentaron que yo era un rebelde y que no iba a ser campeón del mundo de ajedrez. Bueno, en 1985 sí me coroné Campeón del Mundo y eso me enseñó la primera lección importante que me gustaría compartir con todos ustedes aquí hoy: ¡Hagan caso a lo que les dicen sus madres!"
"Y para aquellos de ustedes que hayan perdido a alguno de sus padres o a ambos, yo perdí a mi padre cuando tenía 7 años. Los logros que hayan conseguido significan un tipo de fuerza especial. Todos nos formamos tanto por la ausencia como por la presencia de nuestros padres".
"Al ver las noticias y dándonos cuenta de los muchos problemas y crisis que tenemos que afrontar hoy en día, es fácil sentirse pesimista. La desigualdad ha alcanzado un nivel record; hay incertidumbres sobre el impacto que podrían tener todas aquellas nuevas tecnologías en nuestras vidas; hay preocupaciones con respecto a la violencia que proviene del terrorismo y de las dictaduras. Y aunque yo me paso gran parte de mi vida analizando y comentando todas esas dificultades, soy optimista. Soy optimista porque creo que tenemos la fuerza para cambiar las cosas. No somos unos espectadores desamparados de los ciclos económicos o las fuerzas de la historia. Nosotros tenemos la capacidad de entrar en acción, de cambiar nuestro mundo. Cada uno de ustedes tiene esa habilidad. Hay que soñar en grande y recuperar el espíritu de estar dispuestos a correr riesgos e innovación. Podemos hacer algo para resolver los problemas en lugar de dejar pasar el tiempo de manera pasiva".
"La vida es más complicada hoy en día, sí, pero nuestras herramientas son también infinitamente más poderosas. Hoy en día es más fácil llegar a Marte de lo que era cruzar los océanos en los tiempos de Tomás Moro. Al menos sabemos a dónde vamos y cuán lejos queda. Colón y Magallanes no tenían ni mapamundi mientras que hoy todos tenemos GPS. ¿Se imaginan a Colón intentando recaudar fondos para su empresa hoy en día?"
"Sigue habiendo nuevas fronteras que cruzar también hoy en día, y una cantidad ilimitada de invenciones que están esperando a ser descubiertas por personas con curiosidad y el valor de buscarlas. Y la libertad de hacerlo. Hace falta fe, trabajo duro y contar con los valores de la innovación y la libertad. Ustedes igual dirían que no están preparados para un nuevo reto ahora mismo, que necesitan tiempo para descansar, festejar y disfrutar de los laureles ya ganados. Siento decirlo, pero, el mundo no les esperará. ¡El mundo les necesita ahora mismo!"
"Hoy usted ha conseguido hacer realidad un sueño y mañana se centra en otro nuevo. Si ustedes siempre siguen teniendo sueños que realizar, el día más feliz de sus vidas nunca habrá pasado. ¡Muchas gracias y que Dios les bendiga!"
¡Formidable!, pero luego ve su libro de “Se viene el invierno”, “The Winter is coming” y hasta uno se acerca del filme de Alan Arkin de “The Russians are Coming”, “Ahí vienen los rusos”, y parece increíble que quien escribió “La Vida Imita al Ajedrez” sea el mismo que hace declaraciones en TV diciendo que el diablo esta personalizado por Putin.

Vocero de la ultraderecha y consentido de los grandes capitalistas como el que lo doctoró en Saint Louis, parece el clásico político de imagen inmaculada que tiene mucho sucio en el closets.
La serie de libros “Mis grandes predecesores” se puede atribuir a un equipo de trabajo que reúne a un grupo de ajedrecistas muy talentosos, pero personal muy cerca de Kasparov asegura que los puntos finos, las claves, las directrices principales, y la esencia de esos libros fue creación total de Kasparov. Cualquiera que conozca la manera dictatorial e impositiva de Kasparov tendrá que asegurar que Kasparov delega solo el trabajo común y rutinario, sin dejar nada relevante a los demás.
Sus asistentes ocasionales hablan de lo feroz que es en su trato con sus colaboradores y ya los maestros Vladimirov y Dorfman han escrito bastante de eso, lo mismo que su mentor,  el super entrenador Alexander Nikitin, que aun le tiene gran cariño, pero que no por eso deja en claro lo que opina del Kasparov post URSS.
Kasparov es como el ajedrez, si se toma con sentido crítico puede ser fuente de grandes beneficios, pero abordarlo descuidadamente, a lo ingenuo, puede ser excesivamente nocivo.
El ajedrez es como la energía nuclear, puede ser maravilloso o terriblemente destructivo. Que el ajedrez sea positivo o no, dependerá de la persona y de quienes lo fomenten y lo promocionen. Es una fuente donde uno puede saciar todo tipo de sed, o un lago donde puede uno embriagarse y terminar ahogado.
Puede discutirse si Fischer o Capablanca fuesen los mejores jugadores de la historia y no Kasparov, pero es indiscutible que la personalidad más relevante de la historia del ajedrez es la de Garry Kasparov.