23 abr. 2009

Escribir para ahorrar tiempo.

Escribir una Bitácora. Llevar un diario de todo lo hecho para poder estimar lo que se ha hecho bien y donde apretar, donde reforzar nuestras acciones ¡Organizarse! Lleve un registro de sus tareas. Sólo toma unos minutos escribir unas pocas palabras sobre lo que se ha hecho en una tarde. Después de unos pocos meses podrás mirar atrás y ver lo que está funcionando y lo que no. Escribir es importante.
Escribir metas y objetivos.
Escribir planes de trabajo.
Escribir lo que se ha hecho.
Escribir nuestras observaciones a lo planeado y lo hecho.
Escribir comentarios a nuestras propias partidas es de lo más importante.
Escribir nuestro plan diario de trabajo cada mañana o la noche anterior.
Steinitz dijo que era mejor trabajar una hora al día durante seis días que seis horas en un solo día y nada los otros cinco. Tenía razón. Crearse un plan de estudio y entrenamiento e intentar seguirlo es lo que puede dar orden a nuestra labor y es lo que mejores resultados da.
Sugieren los especialistas soviéticos sesiones de entrenamiento no inferiores a dos horas, y preferiblemente cuando se esté cansado.
Los consejos de los libros de “Estudio Dirigido” son muy útiles para el ajedrez también, pues este es tan complejo y tan sencillo como una disciplina académica. Concentrarse es difícil es difícil cuando no se tiene mucha energía. Hay que intentar estudiar en un sitio tranquilo, sin la televisión. Escuchar música suave es una buena idea, pero nada de ruido: el cerebro asimilará mucho más cuando se preste atención a esto. Algunos dicen que la música de Mozart pone mejor a tono nuestro cerebro para aprender y estudiar.