29 jul. 2007

Comentario de Hoy.

Cursos para Instructores y para Padres-Instructores ¿Son lo mismo?

Si a los profesores de primaria, mal pagados, con sobrecarga, les exigimos se preparen continuamente, sigan programas, lleven control de los avances de los niños, sugieran como ayudar a los de parte de los padres; ¿Porqué a los de ajedrez se les permite que no tengan programas, que no lleven controles de avance, que no se preparen? Algunos pueden llegar a tener mucha influencia sobre los niños.
En muchos correos me preguntan padres de hijos ajedrecistas que si pueden tomar cursos para instructores por email y porque no hacer cursos para que los padres estudien con sus hijos. Muchos instructores empezaron empíricamente al enseñar a sus hijos y posteriormente decidieron dedicarse a seguir enseñando ajedrez. En algunos países surgieron hasta programas de “Padres – Entrenadores”, pero con idearios muy especiales parecidos a los de la época nazi, en que en una promoción de ajedrez generalizada en Alemania en 1936 se hablaba del ajedrez “social”. Es curioso pero en la URSS la principal manera de instruir a los niños en el ajedrez era en las Casas de Pioneros y pareciera que la norma era sacar a los niños de sus casas y tenerlos el mayor tiempo posible lejos de padres malsanos, máxime que hubo épocas que el alcoholismo era epidemia en la URSS. No querían que los niños desaprendieran en su casa lo que les enseñaban en las escuelas. En México hay demasiados hogares en que sería preferible que los niños estuvieran el menor tiempo posible y pasarán toda la mañana estudiando en la escuela y toda la tarde en una especie de centro deportivo para llegar solo a dormir a su casa y no tener contacto así con algún progenitor vicioso. Existen muchos textos de la URSS para guiar a instructores a enseñar a grupos de niños, pero no he dado con uno elaborado para ayudar a un padre a enseñar a su hijo a jugar y progresar en ajedrez. Tampoco en Cuba supe de uno y el del “Ajedrez Social” realizado en la Alemania Nazi y que algunos han traducido para usarlo en algunos países iberoamericanos me parece muy poco adecuado.
En los Estados Unidos han elaborado varios libros con la idea de servir de guía a los padres para estudiar ajedrez con los niños, pero son elaborados por personas con poca preparación formal para la enseñanza del ajedrez y que basan todas sus recomendaciones en su propia experiencia y sin retroalimentación o comunicación de ideas con otros instructores. Hay una laguna muy grande al respecto. Máxime que la mayoría de los padres que buscan esas guías más bien están interesados en que los hijos destaquen deportivamente en ajedrez, no que aprendan a jugar bien ajedrez, lo que puede ser bien distinto. No quieren que sus hijos aprendan a pensar utilizando al ajedrez como instrumento, lo que quieren es que ganen campeonatos.
Más difícil que elaborar el examen de ubicación para mis cursos email para jugadores, ha sido elaborar el examen para mis cursos email para instructores, pues los objetivos para muchos no son nada claros. Ya hablare más delante de este tema.