22 jun. 2009

Nuevos medios para entrenar. Gligoric, en versión software.



Por MI Raúl Ocampo Vargas.

Habitual y periódicamente me permito comentar para mis lectores algunas producciones de la bibliografía ajedrecística. Pero ya que actualmente se divulga una gran cantidad de teoría a través de medios electrónicos, se hace necesario, para orientar al consumidor, si uno tiene vocación de servicio, referirse también a los trabajos que los maestros, teóricos y entrenadores producen para software en CD e incluso para DVD en Multimedia para ser vista en TV o en computadora.
Muchas de los mejores trabajos actuales cuentan con versión en publicación impresa y con versión en software. Es el caso de los Informadores y de algunos volúmenes de Paidatribo. A veces, como pasa en el cine con las novelas, un best seller tiene tanto éxito que demanda su versión en la pantalla. Otras veces, los que reseñamos libros adjuntamos un resumen en software. También hay quienes divulgan los libros en su versión en PDF o totalmente electrónica, pasada a Chess Base por ejemplo. Las amplias lagunas legales a menudo son aprovechadas para eludir el pago de derechos de autor. En fin, veremos libros pasados a software, o software pasado a publicación impresa (hard copy, como dirían en Estados Unidos), como es el caso del Endgame Manual de Dvoretsky, que da la impresión que fue diseñado para medio electrónico y luego trasladado a libro.
Pero de libros y de material de conferencias se alimenta el software, lo que facilita la divulgación del conocimiento. Muy a menudo, casi siempre, cuando doy una conferencia o clase de ajedrez utilizo como medio de ayuda visual las computadoras, con dos programas como base: el Chess Base y el Power Point. De esa manera ya he reunido un par de centenas de conferencias con presentaciones en esas dos plataformas informáticas. Incluso, si se me presenta la necesidad de dar una conferencia y no cuento con tiempo para preparar algo muy nuevo, puedo apoyarme en una conferencia anterior y con una “manita de gato” puedo producir una nueva plática lo suficiente interesante e instructiva que sea benéfica para quien haya estado presente en las dos versiones de la plática.
Ya tengo un catálogo muy completo de pláticas organizadas por temas y adecuadas a diversos niveles de jugadores. De hecho en conferencias sobre administración y planeación estratégica, temas ambos donde he dado muchos cursos, también poseo un amplio “stocks” de presentaciones en “Power Point”. Y así como en ajedrez se venden colecciones de partidas comentadas puestas en Chess Base o Chess Asistant, y de conferencias en video cassetes y DVD o en audio, tanto en MP3 como en WAV, también se podrían producir colecciones de presentaciones en Power Point, como clases por correspondencia.
Recientemente vi una serie de estas conferencias de ajedrez pasadas a Chess Base y francamente me pareció magnífica. Da gusto que los jóvenes tengan estas posibilidades para estudiar y entrenar a su alcance. Hace unos 20 años serian un sueño para cualquier jugador ambicioso. Pero entonces no había estos avances de la técnica siendo aplicados por los mejores entrenadores. En este caso me refiero al CD de Gligoric que Notichess está promocionando. Hace unos años había yo conseguido algunas notas de las conferencias de Gligoric que son fuente de este CD y me había parecido, la versión en “hard copy” de lo más valioso. Pero contar con la versión en software es una delicia. Después de ver innumerables producciones de la casa de Chess Base, aquella de Mexiko Ring, que me imagino es la “glorieta México” en Alemania, el CD de Gligoric tiene material muy superior al que produce la mencionada casa alemana, que debiera ser vanguardia, pero que tiene algunas producciones lamentables.
Los CD de Notichess normalmente tienen mucho más material que los de Chess Base “productions”, aunque en inglés y en alemán no estar al día con Chess Base es estar fuera de “onda”. Indiscutiblemente a la casa alemana de Chess Base los ajedrecistas le debemos mucho y si mi economía lo permite, seguiré siendo cliente asiduo de Chess Base “productions”, pero es mi deber informar a mis lectores que los CDs de Notichess dan por lo menos el doble al comprador por su dinero.
Si además vemos los autores: Gligoric, Panno, Pytel, ...Ocampo... ¡No faltaba más!
Pero, ya en serio, algunas producciones de Chess Base no parecen urgirnos a adquirirlas, y menos pagar 30 dólares, cuando en México, con Ibrahim, unas semanas más tarde pueden adquirirlas por 3 dólares los asiduos al mercado pirata. De hecho, no se si él o uno de sus “fans” ya produjeron un DVD que contiene la colección de 50 títulos de Chess Base “productions” y lo venden en 20 dólares. El caso es que en la magna casa productora hay ya algunas producciones de menor calidad, si bien ahora están en el “aggiornamiento” con multimedia en DVD, lo que está haciendo que tengan un nicho muy especial de mercado, sobre todo entre los países que tienen buen poder de adquisición. Pero en los países iberoamericanos, con mucha plata en las minas, pero poca en los bolsillos de los trabajadores, es mejor poner los ojos en material muy especial, como en el CD de Gligoric.
La brecha digital ya se va ampliando demasiado entre los ajedrecistas. En los países tercer mundistas si los gobiernos o la iniciativa privada no apoya a sus ajedrecistas, estos se irán rezagando cada vez más respecto a los países de la economía europea.
En un diario mexicano un columnista se quejaba que en las pruebas educativas hechas a los niveles de educación básica, media básica y media superior a las educación en México se le consideraba la número 56 del mundo. El número me pareció muy similar a los lugares promedio de las tres últimas olimpíadas de ajedrez. Antes, hacia 1980, quedábamos en las olimpíadas de ajedrez entre el 40 y 42, lo mismo en las evaluaciones de la educación. Ahora parece que en poco más de 20 años descendimos 16 lugares. Una posible explicación es la brecha digital. Hay quienes quieren culpar a los políticos, pero la verdad no creo que los de ahora sean más corruptos que los de 1980. Tampoco creo que sea por falta de dinero, pues el ajedrez en México está recibiendo apoyo monetario en una cantidad muy superior a la de hace unos cinco años. Entre 2005 y 2007 el ajedrez mexicano ha recibido y recibirá millones de dólares en apoyo.
Entonces,¿por qué no aventajamos a países mucho menores en tamaño y economía de la misma ibero América, ya no digamos de Asia y Europa? ¿Merece la llamada novena economía del mundo andar en lugar 50 en ajedrez y en educación? México e Islandia son dos casos muy especiales en ajedrez, pues es difícil explicar, tomando en cuenta población y producto interno bruto, porqué Islandia está tan bien, con tantos GM per capita y México tan mal. Es como el caso en Economía de Argentina y Japón. ¿Porqué Argentina está tan mal y Japón tan bien?
El caso es que, ya que ha cambiado la manera de estudiar ajedrez con la computación, y en esto hay que poner una medalla muy importante a Chess Base, el estudiante tiene que ingeniárselas para conseguir material de estudio barato y si los productores no bajan precios, los autores tendrán que verse limitados por la competencia bucanera, y ver que su labor de muchas horas es explotada por un Ibrahim o incluso por personas ajenas al ajedrez que venden en las calles del Eje Central de la Ciudad de México una copia de Chess Base 9 en dos dólares y ni siquiera saben mover una pieza y le dicen a uno “Yo le recomiendo mejor el Chess Master 6000, pues tiene más variedad en colores y su instructivo está más fácil” ¿??
Como no me pareció hacer un archivo adjunto basado en el software, pues lo que yo hago no es reproducir algo del mismo medio, sino algo de impreso a software, y preferentemente de un idioma a otro, o material que no se puede conseguir fácilmente, lo que no cae en ninguno de estos rubros el CD de Gligoric, se me ocurrió adjuntar material del que tengo de mis propias conferencias.
Para terminar, quisiera decir que el apoyo económico al ajedrez es efectivo con planificación. El agua de Geiser no se puede beber...

“Si me pierdo, búsquenme en Andalucía o en Cuba”

Federico Garcia Lorca.

Ciudad de México a 19 de agosto de 2006.