26 jun. 2009

Razones del atraso.



Entre las muchas razones del atraso e incluso del retroceso observado en el ajedrez nacional se observa una esencial: las deficiencias en la preparación y capacitación de los instructores y entrenadores.
La dirigencia del deporte de hace poco más de una década instituyo el SICCED, un sistema para capacitar entrenadores e instructores, que trató de implantar en las más de 40 disciplinas deportivas para intentar que los aficionados al deporte cuenten con instructores del deporte medianamente capacitados y así corregir en el algo la situación de que los niños y jóvenes de México fueran instruidos en el deporte por personas cuyo conocimiento era totalmente empírico. Se hicieron programas de estudio para instructores, se hicieron manuales que por lo general tenían capítulos especiales de cada deporte, pero otros generales.
Muchos especialistas de cada deporte manifestaron lo mal hecho que estaba planeado el SICCED desde sus inicios.
Recuerdo que cuando en el año 2000 llegó al puesto técnico más importante de la CONADE, prácticamente el segundo al mando después del Prof. Nelson Vargas, el Dr. Juan José Palacios, gran conocedor de la planeación técnica deportiva con doctorado en la especialidad; me manifestó que cambiaría totalmente el SICCED pues era una aberración técnica. Ya varios años atrás, cuando él encabezo el diseño de los manuales para apoyo de los instructores del Instituto Mexicano del Seguro Social, cuando el Prof. Ivar Sisiniega Campbell, hermano del GM Marcel Sisniega, dirigía dicho organismo, trato de que cada Manual fuera especial para cada deporte, sin capítulos generales. Pero luego, cuando Ivar llegó a la CONADE, instituyo manuales del SICCED ya sin apoyo de Palacios y nadie se preocupo por hacer los manuales con cuidado. Actualmente más de un 20% de los manuales son iguales para todos los deportes, incluso para el ajedrez. Por eso el Dr. Palacios quería acabar con el SICCED y replantearlo de nuevo.
Pero su paso por la CONDADE, con mil cosas que reorganizar, pues era un desastre económico, tomó más atención de lo pensado y hubo cosas que, tremendo error, no se reformaron como el SICCED.
Ahora nos encontramos que en los manuales de ajedrez, sobre todo en el del nivel 3, se observan errores y fallas terribles.
Por ejemplo: en el apartado sobre Psicología, uno muy amplio por cierto, se copió casi enteramente lo de otros deportes, abundando ejemplos de la Psicología aplicada al Squash, al atletismo, pero nada sobre ajedrez. A pesar de las decenas de textos importantes escritos específicamente de Psicología aplicada al ajedrez, no fue consultado ni uno. Simplemente se copio de los de otros deportes. Y eso que en el caso de los instructores del mal llamado nivel 3 del SICCED es fundamental la Psicología, es casi el 50% de todo, si no es que mas.
Sobre los contenidos técnicos, ni hablar, no sigue ningún modelo exitoso, no tiene nada de los más conocidos manuales de entrenadores. No se consultó siquiera los que edita Cuba y brinda gratuitamente en el Internet y que es infinitamente mejor que el presentado en este tristemente elaborado Manual Nivel 3 del SICCED. No da ningún elemento al instructor, es solamente un instructivo más, muy deficiente por cierto, para jugadores, no para instructores.
Ya no hablemos de los manuales de otro nivel del SICCED, donde el material de otros deportes toma mayor porcentaje que en el del Nivel 3. Ilustra técnicas para enseñar a grupos de atletismo, futbol, etcétera, nada de ajedrez.
Como los manuales de ajedrez del SICCED de los diversos niveles se pueden “bajar” gratuitamente del Internet, cualquiera que se tomé la molestia puede ver por si mismo los graves errores. En uno conté 45 erratas. Y eso con son muy pocas páginas las de cada manual. Tienen cosas buenas, claro que para jugadores, nada que ver con instructores, pero tomadas al pie de la letra de instructivos o libros hechos anteriormente. Eso es normal, pero lo malo es que parten de fuentes muy, pero muy antiguas y no se aprovecha lo que se ha evolucionado en la enseñanza del ajedrez.
Es una pena lo del SICCED, como hemos estado manifestando varios entrenadores profesionales del ajedrez en diversos documentos presentados a dirigentes del deporte y a miembros del Congreso de la Unión, con la esperanza de que todo el sistema, en lo que respecta al ajedrez, sea reformado, para evitar siga dañando a los que con buena fe quieren aprender a como dar clases de ajedrez. Hay tanto ya elaborado y que es ampliamente reconocido internacionalmente que puede ser copiado y adaptado para nuestro medio, enriquecido y sea útil para dar clases, que es una pena que estos manuales, elaborados con tanto material ajeno al ajedrez, se sigan distribuyendo, dañando en plazo corto al desarrollo técnico del ajedrez nacional.