7 mar. 2014

El Ajedrez puede ser dañino para su salud, pero… Parte 4.




Los niños son las esperanzas de un país, de hecho el tema favorito de todo político es su apoyo a los niños. El fin  más importante de hacer política debía ser trabajar para el futuro, y de esa manera participar en las tareas patrias más allá de nuestro período de vida. Muchas veces he dicho que la razón para mantenerse uno vivo es el tener la fe en que todo tiempo futuro será mejor.
El ajedrez tiene todo para brindar un beneficio al niño. Incluso el tema de la gratificación pospuesta, algo que el ajedrez no los enseña una y otra vez, bastaría para que se justifique el que el ajedrez se presente a los niños.
Pero como todo mensaje valioso puede ser dañado si el mensajero no es el adecuado.
Imagínense una escena de la Anunciación en que el ángel Gabriel fuera un ser feo y obeso, sucio y desaliñado, o una caricatura de Santa Claus. Hasta un mensaje importante de Dios se vería poco creíble.
Es como si yo propusiera un programa anti obesidad siendo una persona con una apariencia totalmente opuesta. Claro que las apariencias no lo son todo, pero la forma es fondo, dice la famosa frase de Reyes Heroles.
El primer instructor que tiene un niño puede ser fundamental en el destino de su paso por el ajedrez. ¿Qué opinan de un instructor de ajedrez que dará clases a los que aspiran a dar clases a sus niños que propone a un “seudo maestro”· que presente presupuestos elevados para que favorezcan su propuesta? El monto es pequeño, es cierto, pero un fraude de un peso es tan inmoral que un fraude de mil millones, aunque no atraerá titulares como el de Oceanografía.
Claro que muchas autoridades educativas que quieren promover el ajedrez no sabe mucho del complejo mundo del ajedrez y no sabrán distinguir entre un “mensajero”· adecuado y un vendedor de falacias, y eso pasa en cuanta disciplina o materia nueva aparece en el sistema educativo.
La Iglesia católica, con todos los filtros y procesos que tiene para controlar la calidad de sus mensajeros ha dicho mea culpa por los abominables actos de algunos de sus “mensajeros”, sacerdotes que llevan la palabra de Dios.
Y sabemos que la religión puede ser muy dañina para la salud. Ahí esta una historia llena de cadáveres, que pasa por las cruzadas, por la inquisición y la pederastia.
¿Qué se puede esperar que pase en el ajedrez sin esos filtros, sin vocación de servicio y en que muchos solo utilizan al ajedrez como medio de vivir sin trabajar?
Por eso lo de Modell me parece muy actual tomarlo en cuenta. Los mensajeros son importantes, lo mismo que aquellos que presentan proyectos con presupuestos ampliados y se van a la garganta de instituciones gubernamentales que manejan fondos enormes que vienen de los bolsillos del pueblo.
Esa trampa de las tres cotizaciones, tantas veces mal usada, ya da risa. Y ese llamado público: “Compadre, ayúdame a engañar, y te lo pido a ti, porque te conozco y se que lo haces, sino, no me atrevería, pero eres como yo, hoy por ti mañana por mi…” Total son los protegidos de una asociación cuyos miembros corruptos inventan cotizaciones y membretes para seguir lucrando de la ignorancia de algunas autoridades bien intencionadas. El ajedrez puede ser dañino para su salud, sobre todo si sienta junto a delincuentes.