12 mar. 2014

Morelos Castro Aguilar, ganador del XV Campeonato Nacional Abierto de Ajedrez de México 1968




En el año de 1968 se desarrolló en la Ciudad de Saltillo, Coahuila, la decimoquinta edición del Campeonato Nacional, resultando ganador el poblano Morelos Castro Aguilar, siendo la sorpresa agradable del torneo, máxime que se caracterizo su tenacidad y espíritu de lucha, ya que los comentaristas de la época decían que tuvo posiciones muy inferiores ante Victor Manuel Rizo, ante el Lic. Raúl Solorzano Q. y ante Bartolome Razo.
Como subcampeón quedó Victor Manuel Rizo de Jalisco, seguido de su paisano Bartolome Razo y luego empatados en 4 y 5º. Lugares  Armando Acevedo Milán de Guerrero y Mario Campos López de Tamaulipas, ganador del campeonato 1967, , pero residentes ambos en la Ciudad de México. El Sexto lugar también fue para Jalisco en manos de Alfredo Iglesias Trejo que había ganado en 1966, en 7mo. Siguió el poblanco Miguel Angel Angulo, en 8avo. El Lic. Raúl Solozano, mientras que en 9-10 lugares el bajacaliforniano de origen yucateco Fernando Gamboa Gil y el bajacaliforniano Enrique Villaseñor. Destacaron Sergio Rosales y Delfino Morales con 6 puntos de 8 posibles, y con 5.5, José de Jesús Mondragón, Joaquin Camarena López Portillo, Fernando Alonso, José Joaquín Araíza Muñoz y Alejandro Baez Graybelt.  Entre los de 5 puntos estaban Carlos Escondrillas, Isidoro De Winter, Florencio Flores, Joaquín Lobato, Alfonso Ferríz Carrasquedo, Carlos Sobrino y Pedro Félix Pacheco.
Ese torneo marcó la retirada en torneos del Coronel José Joaquín Araíza Vazquez, quien fuera prácticamente el ajedrecista dominante entre 1927 y 1964.
Hubo muchas quejas en los pareos, que no utilizaron el sistema por rating, sino de sorteo entre los de los mismos puntos y que realizó Emigdio de la Fuente, pues seguía la política de enfrentar a los de la Ciudad de México entre si, y como era un contingente de más de la mitad de los jugadores, afectó algunas posiciones, pues ya en la segunda mitad solo unos tres capitalinos estaban en los primeros diez lugares. Ferríz y Baéz se quejaban de que sus primeras cinco partidas jugaron solo con capitalinos, mientras Iglesias no enfrentó a ningún jugador de la capital. Se jugó en pequeños salones muy apretados para los casi 300 competidores y lo que si se notó es que todos los ajedreces los puso la organización, aunque hubo pocos relojes. Hubo un incidente cuando Campos perdió  con  Rizo por tiempo y reclamó que el reloj funcionaba mal y amenazó con retirarse del torneo, lo que era mal visto por ser el campeón defensor. La mejor partida del evento se dijo que era la que el mismo Campos ganó al veteranísimo jugador cubano Florido, uno de los mejores de la Isla desde tiempos de Capablanca. Victor Rizo perdió la partida final contra Morelos Castro tras llevar clara ventaja, pero aun así logró el segundo lugar, el mejor de su carrera en los Nacionales Abiertos. Excelente persona, tuve ocasión de jugar muchas veces con él y fuimos compañeros de equipo en varias selecciones nacionales. La partida que le gane en 1969 en el Nacional de Tijuana, me dio mucho prestigio a mis quince años, pues ya Rizo era una institución a nivel nacional. Esa partida y la que gané en 1968 al excampeón nacional Roberto Treviño fueron muy publicadas en esa época, en una revista de Sonora, El Ajedrez en San Luis Rio Colorado, que continuamente publicó mis partidas en la época que tenía yo unos quince años pero gané varios nacionales al hilo de los que hoy llaman “Sub 20”. La revista la editaba el Profesor Durazo, quien fuese alcalde de dicha ciudad sonorense.
Morelos Castro Aguilar, campeón nacional 1968,  nació en la ciudad de México D.F. el 16 de noviembre de 1937, pero fue identificado como ciudadano poblano por el Honorable Congreso del Estado.  Titulado como profesor de Educación Física en el Benemérito Instituto Normal del Estado (1960);  se tituló como Licenciado en Administración de Empresas en la Benemérita Universidad Autónoma de Puebla (1984);  ganó el Premio Nacional de Administración Pública, reconocimiento entregado por el entonces Secretario de Educación Pública Fernando Solana, por Iniciativas destacadas en materia de Técnica Jurídica (1983); también el  Diploma por haber obtenido el primer lugar en el Concurso Literario sobre la Bandera Nacional de todos los Mexicanos en el Género de Poesía (1985) .fue   Director General de Desarrollo Educativo, en dos ocasiones y Subsecretario de Desarrollo Educativo del Estado de Puebla, compitió en eventos de nivel nacional  hasta 1985.