6 ago. 2012

Suficiente o Máximo: La Receta del GM Carlos Torre Repetto. Segunda Parte.


¿Cómo pensamos en qué haremos? Una respuesta dominante es que seleccionamos la mejor opción disponible. Cuando las respuestas posibles son cuantificada pueden ser expresada matemáticamente, y así comparando generamos una cuenta que podemos elegir la máxima y así tenemos una razón práctica.
A ese proceso se le conoce comúnmente como Maximizar. Sin embargo, un número creciente de filósofos ofrecen una respuesta diferente a como decidimos lo que haremos: como no estamos capacitados realmente para maximizar, a menudo elegimos la mejor alternativa que captamos más o menos, a ojo de buen cubero, una opción que es un poquito más que satisfactoria.
Esta opción de estrategia es llamada “satisfacer” (una aplicación del término que fue acuñada por el economista Herbert Simon). Entonces tenemos entre Maximizar o Satisfacer, hacer lo máximo o lo suficiente. Carlos Torre decía que había que estar contra la “·Good Enough Policy” , la política de hacer lo suficientemente bueno, o sea no conformarse con lo suficiente, con lo satisfactorio, sino siempre con la máximo, como única manera de alcanzar el verdadero desarrollo.
Pero muchos dicen que lo Perfecto es enemigo de lo bueno, que perseguir la excelencia nos evita hacer lo bueno.
Si y no. Debemos esforzarnos a hacer lo máximo, aunque lo máximo parezca inalcanzable, sería la receta de Torre.
Si no puede hacer las cosas a su máximo, no las haga, se dice. No es lo que uno hace, sino como se hace. Vigotski decía, “Salir continuamente de su zona de confort”…”El profesor debe jalar al alumno fuera de su zona de confort, llevarlo a la siguiente zona inmediata cada vez” Los japoneses dirían el Kaizen, la mejora continua, estirarse continuamente.
 “Nada es suficientemente bueno para quien lo suficiente es poco”, era la frase de Epicurus.
¿Qué es Satisfacer? Veamos lo que dice Herbert Simon.
Entre las primeras declaraciones de su cuenta de satisficing es el ensayo de Simon “A Behavioral Model of Rational Choice. (“Un Modelo de Comportamiento de la Opción Racional. ”) Después de caracterizar la situación selecta y definir sus términos, Simon sostiene que en situaciones selectas típicas la aplicación de reglas clásicas de la toma de decisiones como "el mínimo de lo máximo", la " regla de probabilidades,” “y la regla de certeza” implica habilidades calculadoras y cognoscitivas que ningún ser humano posee.
Maximizar la utilidad esperada – o sea elegir las acciones  en base a ser las que tienen la mayor probabilidad de causar las situaciones que uno prefiere – parece estar fuera del alcance para la gente como nosotros.
La simplificación parece ser entonces la respuesta. Eso lo dijo Steinitz 50 años de Simon, y Shashin a partir de 1990 expresa una nueva teoría para mejorar la “simplificación” de Steinitz con que nos guiamos para hacer un análisis posicional más o menos “Satisfactorio”. Estimamos en lugar de calcular, porque no podemos calcular posiciones con alto índice de caos. Si podemos calcular variantes de 4 jugadas y en el tablero hay 36 posibles, el índice es de 4 sobre 36, poco más del 10%, un índice muy bajo de certeza, entonces es caótica la situación.
Pero la respuesta de simplificar, Satisfacer, es bueno, pero no es lo mejor y según Torre es Política de lo Suficientemente Bueno, y en consecuencia, mal hábito que contribuye a que no alcancemos todo el desarrollo que prometía nuestro potencial.
“Más de lo requerido” es otro concepto que puede confundirse con el “Satisfacer” o lo suficiente, y de hecho no me parece fácil delimitar claramente las fronteras. Lo que está claro es que es diferente a Maximizar, aunque en ajedrez a veces actuar así es lo más práctico, pero es un poquito fuera de la zona de confort solamente.

¿Como podríamos nosotros aspirar a maximizar, cuando en la mayor parte de los casos nosotros no estamos capacitados para hacerlo?
Una concepción de la racionalidad práctica para maximizar es la idea de que prácticamente todas nuestras acciones son irracionales, y en consecuencia parece contraintuitiva.
Aún así los defensores de maximizar insisten que su concepción se ponga en un estándar contra el cual las opciones humanas puedan ser juzgadas:
Nuestras opciones son racionales al grado por el cual ellas se acercan al ideal establecido la concepción que maximiza.
Además, las teorías que maximizan son las más defendibles ya que incorporan coacciones (tiempo, dinero, recursos cognoscitivos, etc.).
Tales teorías proponen como el estándar normativo no simplemente maximizar, sino maximizar dentro de limitaciones dadas. Este debate tiene implicaciones para maximizar concepciones de racionalidad, como seleccionar la teoría racional, porque si un modelo de “Satisfacer” es normativamente superior, entonces la teoría selecta pierde su reclamación de ser la mejor opción práctica racional.