13 sept. 2012

El GM Arturo Pomar Salamanca, de los verdaderamente grandes, publicó en México un excelente libro.




Hace unos días, el 1 de septiembre, Don Arturo Pomar celebró su cumpleaños 81, y hoy 13 de septiembre se cumplen 60 años de un libro publicado por el maestro español en México.
Desde que en el Club de Ajedrez Mallorca, en el  año de 1938, a los 7 años, comienza a practicar el ajedrez el que fuese cariñosamente conocido como Arturito Pomar, muchos reconocieron en el un talento enorme para el ajedrez y que seria gloria de España por muchos años, tantos y por tantos lugares que su huella es profunda no solo en España, sino en la América Nuestra. Muchos ajedrecistas mexicanos de la generación anterior a la mia me señalaban como muy importantes los libros de Pomar. Incluso el mismo Fischer elogió el libro de “Pequeñas Ventajas en el Final” como uno de sus favoritos en castellano.
Hasta donde tengo noticias por uno de mis alumnos vecino de ese lugar, Don Arturo reside, ya viudo de su esposa, la valenciana Carmen Pérez Gonsálvez, en  Esplugas de Llobregat.
Con esa generosidad catalana característica, mi alumno me envió un archivo mp3 con la música de Pierino Gamba dedicada a Don Arturo.
Único español de los años recientes, me refiero a la época desde que FIDE existe, que estuvo clasificado entre los primeros 20 lugares del mundo, lo que sucedió en 1962, tras de su participación en el Interzonal de Estocolmo, visitó Iberoamérica y junto con Francisco J. Pérez y Antonio Medina se recuerda por la comunidad española en México como visitantes memorables del ajedrez al nivel de los Fischer, Petrosian, Spassky y Karpov, o los legendarios Capablanca y Alekhine, que fueron recibidos como héroes del ajedrez en nuestra patria.
En España muchos clubes fueron bautizados con el nombre de Don Arturo Pomar, pero en plena Ciudad de México recuerdo que un grupo de jugadores de orgulloso origen catalán encabezados por el Ing. Isidro Ventosa, tenían su “Peña Arturo Pomar”
Es común, cuando se habla de niños prodigio nombrar a Reshevsky, a Pomar y a Capablanca, resaltando que de tres, dos eran nacidos en tierras de cultura hispana.
El destino fue muy diferente para los tres. Pomar fue apoyado al principio, al grado de que el mismo Alekhine compartió con él algunas sesiones de análisis de partidas; pero luego, en los momentos claves de la vida no recibió el apoyo que merecía su talento y dedicación. Por eso estuvo dos años viajando y llegó a México. Aunque en esa época el ajedrez estaba aletargado en el país, tras de que unos 12 años antes fuese destruida la federación de ajedrez de México, ya que la mayoría de sus directivos eran de filiación Callista y el General Cárdenas expulsó a un buen número de ellos fuera del país.
Luego, gracias al Lic. Eliseo Aragón, posteriormente Oficial Mayor de la Camará de Senadores, el ajedrez volvería a levantarse hasta obtener apoyo gubernamental hace 40 años, a partir de 1972, gracias a que México ganase el Campeonato Centroamericano y El Caribe en agosto de 1971.
Pero cuando Pomar visitó México, poco había avanzado Don Eliseo Aragón en esa tarea y el único hombre fuerte del ajedrez en la política era el General Don Manuel Soto Larrea, quien fuese Jefe de la policía de la Ciudad de México. El caso es que finalmente Don Arturo regresó a España. Medina y Francisco J. Pérez posteriormente ampliarían su estancia en América, al grado que Pérez, a partir de 1962 se radica en La Habana donde finalmente pasa la mayor parte de su vida y muere en Cuba a avanzada edad.

Francisco J. Pérez era once años mayor que Pomar, nacido en Vigo el 8 de septiembre de 1920, vive hasta los 79 años, y fallece en La Habana el 20 de septiembre de 1999. Tuve la fortuna de tratarlo mucho tiempo y conocerle bien. Hijo de militar, en su juventud optó por ser un poco rebelde y le duró hasta la madurez. A los 42 años decide hacer familia en Cuba, entusiasmado con la joven revolución. Representó a España en las Olimpíadas de 1958 y 1960, pero en 1964 ya representó a Cuba. Aunque vivió muy poco en Vigo, no dejaba de descomponerse un poco cuando oía la canción “A Vigo me voy” que cantaba Compay Segundo.

Antonio Angel Medina García era también mayor que Pomar, nacido en Cataluña el 2 de octubre en 1919 , viajante por la América Ultramarina, regreso a sus lares finalmente y vivió hasta 2003 en Barcelona, donde falleció un 31 de octubre. Como Pomar, fue varias veces Campeón de España, pero además ganó tres veces el Campeonato de Venezuela, (1955, 1956 y 1958), donde residió por más de una década, siendo en ese país donde jugó la partida que le ganó a Fischer. Don Antonio representó a España en varias olimpíadas y más de una ocasión fue el capitán del equipo español.
Hace 50 años, en 1962,  ganó el Campeonato Abierto de los Estados Unidos, para unir su nombre a la historia de los GMs Carlos Torre Repetto, Manuel León Hoyos y el MI Eldis Cobo Arteaga, este último bien conocido de Don Antonio,
Si bien como jugadores no llegaron Medina y Pérez comparársele a Pomar, los tres fueron en su tiempo muy importantes para el desarrollo del ajedrez español, pero los une en la historia la importancia que tuvieron en la América Nuestra.
En cierta forma entrenadores dos de ellos y famoso entrenado uno, son protagonistas en la serie de “Aprendiendo de los Entrenadores”.