7 sept. 2012

Mal día para los equipos de la América Nuestra.



Excepto en los encuentros que se dieron entre ellos, la mayoría de los equipos representantes de las Federaciones de Ajedrez de los países de la América Nuestra sufrieron derrotas.
El equipo de Argentina le dio tremenda batalla al de Rusia y perdió por la mínima.
Venezuela va muy bien, con buen empate ante Moldova y con Cuba, Argentina  y Brasil, que venció a México 3 a 1 va en el liderato de los latinoamericanos. El GM Juan Carlos Gonzales ganó su segunda partida al hilo, y va mejorando para no perder tanto rating, pero ahora los otros fueron los que sucumbieron.
Cuba perdió las dos primeras partidas con la India, pero luego ganaron los dos tableros restantes y al final fue un 2 a 2. Me acordé que en la última ronda de la Olimpíada de Malta de 1980 íbamos 0 a 2 con la India y quedábamos el MI Kenneth Frey y yo con negras y logramos en larguísimos finales ganar esas dos partidas y lograr un 2 a 2 medio angustiante. Pues más o menos así fue la cosa ahora con Cuba y la India.
China, Rusia y Armenia están empatados con 17 puntos, tras de que China venció a Estados Unidos y Armenia literalmente aplastó 3 a 1 a Holanda para terror del entrenador, el GM Chuchelov, exsoviético y ahora belga, que ha destacado como entrenador de muchos grandes jugadores como el GM Giri y el GM Caruana.  Los tres equipos líderes ya jugaron entre ellos y seguramente ganarán sus respectivos encuentros  de la última ronda y el chiste está en los desempates que están muy complicados.
Me parece que puede surgir una complicación más, pues no seque harán los jueces para que a Armenia no le toque Azerbaiyán, países muy confrontados en luchas étnicas y que se acusan mutuamente de matanzas. Recuerden el caso de que Kasparov, nacido en Bakú, capital de Azerbaiyán, pero de ascendencia armenia, prácticamente tuvo que sacar a sus parientes de Bakú, pues al desaparecer la URSS, en Bakú hacían persecuciones de todos los armenios y hubo infinidad de acusaciones de matanzas de “limpieza étnica”, una verdadera tragedia que sigue viva en el Cáucaso. Un jugador importante de Azerbaiyán no le permitieron jugar en el equipo en la Olimpíada pasada, dicen que por haber cometido el pecado de haber jugado en el equipo de un club español que tenía un nombre de un armenio. De Kasparov nada menos. A ver que hacen los árbitros para manipular los pareos y no se suscite un escándalo, como ya hay algunos en la Olimpíada por lo duro que es el líder del ajedrez turco y que también tiene sus ideas, pues quería acusar a todos los que alguna vez demandaron a FIDE por las irregularidades...