3 sept. 2012

México en decimoquinto, líder de Latinoamérica al momento.



Tras derrotar a Canadá y a pesar de que uno de sus cracks, el GM Juan Carlos Gonzales  solo ha hecho el 30% en las últimas cinco rondas y sólo le ha ganado al de Antilllas Holandesas, México ocupa el mejor lugar que ha tenido en la historia en una Olimpíada. Cuatro matches ganados, uno empatado y uno perdido, es un excelente resultado.
En la punta del torneo nada nuevo, Armenia 2 , Rusia 2 y ambos van cabeza a cabeza en el liderato. Argentina se coloca  en decimoséptimo, muy buen lugar, y luego hay que bajar hasta el 27 para encontrar otro latinoamericano, pues Cuba aún va muy abajo, Brasil hasta el 46,  Colombia en derrumbe hasta el 60, luego Venezuela y Perú sorprendiendo en 77 y 78, ya que por su rating debieran ir muy arriba.
¿Por qué estos países que tienen grandes jugadores en lo individual, por equipos andan detrás de muchos países que en lo general, como producto interno bruto, población, cultura son menos desarrollados?
¿Cómo es posible que países como Uganda y Zimbawe, sin ninguna tradición ajedrecística, con problemas graves económicos, de educación, de gobernabilidad, de salud, etc. , los superen en ajedrez, al menos por el momento?
Claro que las olimpíadas de ajedrez no miden nada, pues son equipos, ya lo dije, de circunstancias, con problemáticas internas que impiden sus países sean representados realmente, sino simplemente representan a su federación de ajedrez y su realidad, muchas veces totalmente divorciadas de los jugadores, a quienes presumen agrupar.
En los mismos equipos de países muy desarrollados en ajedrez hay todo tipo de conflictos. Para ilustrar sobre eso, he realizado algunas investigaciones que las plasmaré en una serie de artículos que llamaré “Olimpíada de Ajedrez en Estambul, antes y después”