9 abr. 2016

¿Cómo es posible que Karjakin y su equipo de rusos aborde la preparación para el match por el Campeonato Mundial?





Dado que en mucho tiempo no se daba la oportunidad que un ruso se enfrente por el campeonato mundial, es de esperarse que por razones políticas el gobierno y la federación rusa de ajedrez brinden total apoyo con recursos y talentos a la tarea de preparar a Karjakin para ese match.
La experiencia de un momento similar, como fue el match Spassky versus Fischer, seguramente será muy tomada en cuenta, por ello no es vano hacer algún recuento de cómo se hizo y se vivió la preparación de un ruso contra un norteamericano en 1972.
Sobre la preparación de Spassky para el match con Fischer existen varios artículos y libros que aparecieron en editoriales rusas, pero lo que escribió Krogius en su trabajo de dos tomos de la biografia de Spassky es lo más confiable. Varias veces se le pidió a Spassky escribir su biografía, pero al no decidirse a hacerlo, fue Krogius el que terminó haciendo el trabajo. Nikolai Krogius, sicólogo y gran maestro es autor de varios libros sobre Sicología del ajedrez y solo uno de ellos, muy breve, fue publicado en castellano, aunque hubo otro libro mas completo en inglés. Tambien se publicaron en inglés trabajos sobre Finales y otros temas de técnica de ajedrez, pero sobre preparación sicológica en tiempos de la URSS se publicaron varios libros muy interesantes y que fueron muy importantes en la preparación de instructores. Sobre la preparación del match Krogius afirma que la preparación para el match de Spassky contra Fischer formalmente comenzó en la región de Trans-Elbrus en marzo y abril de 1971 y hubo una concentración subsecuente con el GM Igor Bondarevsky en Pyatigorsk. Dice que se realizaron proyectos de trabajo para todo 1971 entero. Se queja sin embargo que el campeón mundial, no se decidió a volver a Moscú y trabajar seriamente, , sino que prefirio recorrer el Lejano Oriente y Yakutia.
Pero a la pregunta sobre las medidas que tomó el equipo de entrenadores y él como líder de los trabajos para vencer la actitud tibia del campeón mundial respecto al trabajo sistemático de ajedrez, Krogius acepta que tiene que confesar que no hicieron todo lo que estaba en su poder.
Alega una serie del circunstancias: en primer lugar, vivián en ciudades diferentes (Moscú, Pyatigorsk y Saratov) y se reunieron sólo esporádicamente después del match del Campeonato Mundial 1969. Spassky en entrevistas realizadas en 2016 afirma que reponerse del agotador esfuerzo de enfrentar a Petrosian le tomo un año y no se explica como Karpov y Kasparov reaizaron tantos matches tan seguidos. Su explicación parece lógica y terrible: “Tuvo que existir algún acuerdo entre ambos, de otra manera hubieran quedado exhaustos tras el primer largo match que se suspendió tras cuatro meses de lucha. El ajedrez es tan agotador en esosencuentros tan duros, que necesitarían mucho tiempo para reponerse y no lo tuvieron”. El caso es que Krogius afirma que en 1971 Boris sólo no podía estudiar, necesitaba quien lo apoyase. . Él necesitaba a un opositor diario y constante que le ayudase en el tablero de ajedrez. Sin tal hombre, él no podía trabajar. Una solución ideal sería para todos poder entrenar el mudarse a Moscú. Krogius relata que se habló  de tales posibilidades. Pero Bondarevsky, a quien se le ofreció un apartamento de parte de sociedad del deporte Lokomotiv, temió los problemas implicados por la mudanza y no le gustaba Moscú por su ajetreo. Aunque si él hubiera realmente querido mudarse, Krogius pensaba que él hubiera podido vencer aquella barrera psicológica. En 1970, afirma Krogius, que le ofrecieron una posición administrativa lucrativa en Moscú, pero que no quizo dejar su carrera científica en la Universidad de Saratov y la tesis de su doctorado, por lo que entonces también rechazo la idea.
Por otra parte, ni Krogius ni Bondarevsky podían predecir el futuro, y sinceramente creían que ante un nuevo retador, Boris Vasilievich se disciplinaría y mostraría sus grandes habilidades de nuevo. Aunque Spassky estuviera preocupado por los resultados de Fischer en el torneo de  candidatos de 1971, pesaba en su ánimo y los calmaba los anteriores resultados de Boris contra él (+3-0=2).
Ya Taimanov escribió un libro muy interesante: “Fui la Victima de Fischer” en que relata todo lo que pasó en el match en que perdió 6 a 0 contra Fischer y los problemas que le causó posteriormente, tanto como ajedrecista, como persona e incluso como artista, ya que era un pianista de cierto renombre.
Por supuesto que los soviéticos estudiaron con cuidado lo que pasó en ese primer match en que un jugador de elite soviético se enfrentó al genio norteamercano. Pero para el equipo de Spassky, sobre todo para Krogius, existía un interés especial.
Krogius relata que el 9 de junio de 1971, sostuvo una larga conversación con Taimanov, que recién había regresado de Canadá después de un fracaso aplastante ante Fischer ( recordemos que en Vancouver sufrió un 0:6) en lugar de un gran maestro por lo general muy optimista y seguro de sí mismo, Krogius se encontró con a un hombre agotado, confuso que visiblemente se notaba más viejo. Taimanov le repetiría constantemente: "Fischer lo sabe todo", "Él es Aquiles sin un Talón de Aquiles", "Él parece un muro que se mueve inexorablemente hacia uno, una pared que no tiene ningún agujero por donde dispararle."
Cuando uno lee lo que se dice de Carlsen, es inevitable pensar que algunos ayudantes de Karjakin estarán recordando los apuntes de Krogius, y estudiándolos como yo lo hice al abordar el tema: Karjakin Ante Portas.
Krogius sacó algunas conclusiones importantes del relato emocional de Taimanov:
1) Fischer jugó fácil y rápidamente (los representantes soviéticos no cuidaron en medir el tiempo de reflexión que uso Fischer en Canadá, pero otros articulistas si, y es importante la serie de artículos que el GM Robert Byrne hizo sobre el match, uno de las mejores crónicas en 1971 y que fueron base para muchos trabajos posteriores de otros grandes maestros).Krogius concluyo que Fischer nunca tenía problemas de tiempo. Sólo una vez tuvo Fischer que pensar una jugada durante 20 minutos. Por lo general, después de la partida le sobraban 10 a 30 minutos;
2) Fischer conocía perfectamente la literatura de ajedrez soviética, incluso la de revistas y periodicos;
3) Fischer siempre se concentraba profundamente durante la partida, y para ello trataría de antemano quitar cualquier obstáculo a su concentración (esto se manifestó en sus demandas sobre la colocación del público en el pasillo, luces, color de alfombra en la etapa, etc. En la película “Jugada Maestra, esto se dramatiza bien y no me parece que exageraron.);
4) Fischer demostró en el match con Taimanov y en sus torneos inmediatos anteriores una gran capacidad de calculo de variantes;
5) Fischer mostró una gran preparación teórica en la apertura. Él calculó sus variantes preferidas hasta los detalles más pequeños.
Para Krogius fueron especialmente importantes lo que Taimanov indicó (aunque con un grado de incertidumbre) sobre algunos defectos de Fischer:
1) Fischer creía demasiado en su propio análisis de aperturas;
2) Su juego no era muy flexible debido a un repertorio limitado de aperturas.
Es curioso pero los entrenadores soviéticos decían constantemente: “Sobre aperturas hay que saber un poco de todo y todo de un poco”,
Krogius cita varias opiniones de grandes maestros soviéticos que estuvieron en Vancouver. Por ejemplo, dice que el gran maestro Kotov, afirmó que Fischer analizaba las partidas suspendidas muy bien, y que él trabajó solo. También, Kotov dijo que "el aspecto fanático del americano" y el comportamiento confiado durante la partida tiene un efecto psicológico fuerte.
Además de Taimanov y Kotov, también Krogius discutió sobre "el problema  Fischer" (asi titularon un libro ruso posterior),  con Tal en gran detalle. El ex-campeón indicó a Krogius "lo consecuente increíble del gran maestro americano" en aperturas. En opinión de Tal, el repertorio de aperturas de Fischer realmente no se cambió mucho desde 1958.
Según Tal, en el medio juego, Fischer era más vulnerable cuando era privado de la actividad de piezas o capturaba demasiados peones. Si él llegaba a un final inferior, Fischer sobrestimaría las posibilidades del contrincante. Tal pensó que contra Fischer, habría que tratar o de conseguir tanta iniciativa como se pudiera, hasta pagando el precio de algunas concesiones materiales, o, a la inversa, restringir las piezas de Fischer "haciendo aburrido o sin chispa" la partida.
Krogius relata que en julio de 1971, se realizó un campo de entrenamiento especial en los alrededores de Moscú, (Oblast), dedicado al análisis de las partidas de Fischer. Había "expertos invitados" en aquel campo de entrenamiento se reunieron los grandes maestros Boleslavsky, Polugaevsky, Shamkovich y Vasyukov. Estudiaron profundamente alrededor de 500 partidas Fischer.
Shamkovich, durante una estancia en México, me decía que tal estudio le fue muy provechoso y le dio ideas y material para luego hacer libros y artículos…
Pero tanto ese campo como otros trabajos bien intencionads no produjeron, en opinión de Krogius,  el efecto deseado debido a la carencia de coordinación, errores organizativos, así como al subjtivismo de ciertas personas.
Se queja Krogius en el libro citado que cuando alguien le ofreció enviarle a los Estados Unidos para observar el match de Fischer contra Larsen,  en Denver, Colorado, el presidente de la Federación de Ajedrez soviética categóricamente rehuso la idea. Pero ese mismo hombre, varios meses más tarde, fue acusado de que  " A Fischer no se le estudió lo suficiente, tanto como persona que como jugador de ajedrez."
Teniendo en cuenta lo afirmado por Krogius, seguramente un grupo de sicólogos rusos ya estarán estudiando a Carlsen como persona.

(Extracto de mi cuaderno “Karjakin Ante Portas”)