28 abr. 2016

La edad de la Herejía en Ajedrez.




Un encargo mas raro me hicieron de una fundación dedicada a las personas de la tercera edad. Un estudio de cómo el ajedrez puede ayudar a las personas adultas mayores y con capítulos especiales sobre los ajedrecistas de tercera edad y como deben entrenar para mejorar etc.
Afortunadamente no empezaré de cero el encargo.
Hace unos tres años me vendieron una colección de copias de archivos del entrenador Mikhail Emanuelovich Trosman, que falleciera en Nueva York en 2012, quien fuera gran entrenador de la URSS y de Ucrania. Trabajo mucho sobre el tema y tenía un nutrido grupo de adultos mayores como alumnos en Ucrania y en Nueva York hizo varios intentos, semi exitosos, por instituir algo similar. Falleció a los 82 años, así que tenía experiencia de al menos dos décadas como adulto mayor y una preparación especial en sicología de la tercera edad.

También escribió amplios trabajos sobre el tema la entrenadora émerita de la R.F.S.S.R. y Maestra Internacional, Rima Bilunova, encargada de la sección de veteranos de la Federación de Ajedrez de Rusia.
El tema es complejo y la bibliografía muy numerosa. Ya el GM Raymond Keene y Tony Buzan escribieron “Age of Heresy” sobre el tema de cómo con el avance de los años, los seres humanos nos volvemos, por decirlo así, “mas inteligentes”.
Cada vez hay mas torneos internacionales para mayores de 60 años, e incluso hay países que hacen torneos para los relativamente jóvenes mayores de 50 años, aunque la FIDE establece la categoría senior en mayores de 60 años. Incluso en muchos países al aumentar mucho la población de tercera edad, ya cambian la edad mínima de jubilación en 65 años. El caso es que la población mundial se hace vieja, y si antes se consideraba poco activos a los mayores de 60 años, ahora un gran número de ellos dominan los puestos directivos hasta los 70 años y hay menos movilidad, por lo que los jóvenes ven sus perspectivas oscuras al acaparar los puestos de dirigencia gente mayor y por mayor tiempo en el pasado.
Establecer las edades de retiro es un problema. Hay muchos que se jubilan a los 50 años tras trabajar treinta en el gobierno y hay otros que pasados los sesenta y con 40 años de labor, tenemos que pasar trabas burocráticas terribles.
El caso es que respecto al ajedrez competitivo hay quienes, como Kasparov, se retiran a los 40 años y otros que a los ochenta siguieron compitiendo en gran nivel como Taimanov y Korchnoi. No hay regla.
El caso es que los de tercera edad seguimos compitiendo y muchos esperamos seguir aprendiendo a jugar mejor, aunque los resultados competitivos dependen mas de motivación que de conocimiento en los veteranos. Hay veces que uno está jugando un torneo rápido y francamente no se siente motivado a esforzarse por no ser el torneo importante y se descuida uno por estar mas interesado en saludar a los viejos amigos que en ganar una partida más a un jugador de bajo Elo, que en cambio si está muy motivado de tener entre sus medallas la victoria sobre un veterano con cierto prestigio. Entonces el resultado no depende del conocimiento sino de la voluntad de emprender tareas necesarias para ganar una partida.
El caso es que el encargo me pareció raro e interesante, así que escribiré un librito más, cuando aun espero se terminen de publicar tres más que ya escribí, pero es una manera de dejar algo de la experiencia a las nuevas generaciones y dejar huella de nuestro paso por la vida.