5 abr. 2016

Karjakin, sin un libro de ajedrez sobre de él.





Decía E.Winter de Ginebra que Isidor Gunsberg era el único retador al campeonato del mundo sobre del que no se había escrito un libro sobre sus partidas y su personalidad, (Chess Notes de su sitio web, número 5113).

De lo publicado en Rusia he revisado 36 artículos sobre el perfil de Karjakin, pero lo cierto es que ningún libro se ha publicado de sus partidas, contra decenas que se han publicado sobre Carlsen, e incluso Caruana ya ha tenido sus biógrafos, a pesar de ser aun menor en años que el tremendo jugador de Crimea.
En sitios webs en idioma ruso ya se publican decenas de artículos y al haberse convertido en la esperanza rusa para volver a tener un campeón mundial coronado, la prensa de todo su país le ha dedicado amplio espacio mediático. Muchos medios de comunicación fuera de Rusia, también le prestan atención y es como revivir los tiempos del match Fischer vs Spassky.  Entrevistas ha dado muchas a través de su carrera y es posible, reuniendo notas de sus muy diversos entrenadores, seguir paso a paso como se fue desarrollando; identificar casi cada libro que estudió y hay bitácoras de los ejercicios que le ponían sus entrenadores, sus planes de estudio, etc.
Como todo jugador prometedor que estuvo en academias formales de ajedrez en Ucrania, donde los instructores y entrenadores hacen su trabajo seriamente e integran expedientes completos, hay registros de todo lo que hizo Karjakin para ser gran maestro y hay una colección completa de fotografías desde que era un niño de siete años, pero lo cierto es que no hay un libro que de testimonio completo de su creación en ajedrez.
Vivimos en la era de la información desbordada y Karjakin ha sido observado desde muchos puntos de vista desde hace muchos años. No bastaría un libro voluminoso solamente para registrar las entrevistas que le han hecho.
Para mi boletín Bucanero de Ajedrez tenía pensado seleccionar una decena de partidas de Karjakin y con ese fin revise rápidamente unas cien, sobre todo de los últimos tres años, para redescubrir al Karjakin que había examinado tanto con el GM Marcel Sisniega allá por 2006, hace ya una década. Tenía la pretensión de identificar patrones de juego, de perfilar su estilo y ver que evolución había tenido y comparar lo que pronosticaban sus entrenadores con la realidad, con el Karjakin actual.
El caso es que analice y comenté, en bosquejo unas treinta partidas, y a lo mejor el Bucanero se convierte en un opúsculo dedicado a Karjakin, como antesala de un libro que alguien mejor capacitado escriba sobre él poco antes del match. Se de varios Grandes Maestros que ya han recibido encargos de sus editoriales al respecto.
Karjakin tendrá pronto, como dijera Antonio Machado en El Mañana Efímero: “ ha de tener su mármol y su día, su infalible mañana y su poeta.