3 abr. 2016

El plan ruso para que Karjakin llegue a Campeón Mundial.




Por primera vez en muchos años, Rusia tiene un retador al campeonato mundial y que además tiene de todo para ganar.
Recientemente termine el DVD-Libro sobre la evolución de las metodologías de la enseñanza y entrenamiento que se desarrollaron en la URSS y en donde trato de fundamentar que Capablanca, Lasker y el GM Carlos Torre Repetto fueron los modelos para el arranque de la escuela soviética de ajedrez, sin dejar de dar su lugar a otro autor que después fue muy importante para adicionarse a esos modelos, Aaron Nimzovich, de los magos de Riga.
Es curioso que varios textos básicos tenían título parecido: Como llegue a ser Gran Maestro, de Nimzovich, Como se forma un Ajedrecista, de Torre, (que luego en español e inglés sería conocido, en extracto muy reducido del trabajo original, como El Desarrollo de la Habilidad en Ajedrez), Como llego Viktor aMaestro, de Lasker; y la trilogía de Capablanca, Chess Primer, o Como Jugar Ajedrez, en la edición en castellano publicada en Cuba, Mi Carrera de Ajedrez y Fundamentos del Ajedrez.
Por supuesto luego Modell, Rokhlin y Romanovsky, lograron amalgamar esos textos en una metodología que luego Botvinnik, de alguna forma, llamaría la escuela soviética de ajedrez, como título un libro en los años 50s del siglo XX prácticamente desconocido fuera de la URSS.
Traducciones de esos textos, solo el de Lasker no se tradujo, pues creo que además de agotarse en la URSS, coincidió con otros muy mediáticos como Mi Sistema de Nimzovich, muy inferior para muchos al de cómo llegué a ser Gran Maestro, que también sufrió de recortes editoriales como el de Torre, que ha sido muy difícil de reconstruir completo, apenas voy como en un 70% en base a notas de Modell y a una prueba de galeras que tenía 200 páginas más que el original redactado por Torre con ayuda de Modell y Rokhlin.

El caso es que un jugador muy notable de Baku, que en ese tiempo era como una ciudad de la periferia de la URSS, Vladimir A Makogonov, uno de los grandes ausentes en la competencia del internacional de Moscù 1925, pero que colaboró con la redacción del boletín del torneo, gracias al apoyo de Iljin Genevsky, respaldo de Modell en la política de Leningrado, si fue uno de los felices poseyentes de las notas completas, supongo, de Torre y Nimzovich, creo una verdadera escuela, que llega a nuestros tiempos gracias a que Makogonov fue seleccionado por Botvinnik como guía de Kasparov.
Makogonov era de etnia rusa, aunque nació en la zona hoy de disputa entre Armenia y Azerbaiján, y vivió toda su vida en Bakú, aunque Botvinnik trató de que viajase a Moscú y a Leningrado frecuentemente y varios de los maestros mas prometedores de Rusia de alguna forma fueron enviados a hacer su servicio militar a Bakú, donde fueron preparados por Makogonov. Baste citar a los GM Gufeld, Bagirov y al siempre cooperador Chepukaitis, que me facilitó mucho material del usado por Makogonov y que decía que si el ajedrez blitz se volvía el “show” de las andanzas comerciales de la FIDE, seria el sistema de clases de Makogonov oro molido. Baste decir que aunque Chepukaitis no brillo tanto en el ambiente tan competido de torneos clásicos de la actual San Petersburgo, en blitz vencía a jugadores tan notables como Tal, Petrosian y Stein.
Según cuenta, Leonid Stein llegó a ser el mejor jugador de Blitz de la historia, vencedor de Fischer siempre en blitz, como Kotov atestigua al hablar de Fischer en un articulo publicado en 64, sobre Fischer, poco después del triunfo del norteamericano en Estocolmo 1962.
El caso es que varios de los blitzeros, Stein, Petrosian y Bagirov, asi como una veintena de jugadores del Caucaso, Armenios, Azerís, sobre todo y rusos enviados a Baku, destacaron como grandes jugadores de blitz. Makogonov no fomentaba el blitz, pero dice Chepukaitis que lo utilizaba como ejercicios tácticos, partiendo de posiciones especiales seleccionadas.
¿Pero que tiene que ver todo esto con Karjakin? Pues Makogonov tenía un hermano Mikhail, que murió como héroe en la segunda guerra mundial y fue detrás de su hermano Vladimir, considerado el mejor jugador de Bakú y este tuvo relación muy estrecha con Mikhail Ponomariov, el entrenador de Donetsk que fue el primer mentor de Karjakin y del GM Ruslán Ponomariov. Por supuesto que los métodos de los Makogonov de esa manera llegan a los rusos étnicos de Donetsk en Ucrania.
Muchos de los jugadores actuales de Armenia, fueron preparados por entrenadores azerís de Bakú, de etnia Armenia, ya que, así como Kasparov, muchísimos jugadores que consideramos armenios, nacieron en Azerbaijan. Decía Chepukaitis que así como los judíos dominaron el ajedrez de Europa ya fuera que nacieran en territorios de diversas nacionalidades, eran de unas mismas tradiciones y lazos culturales, como serían los letones Koblentz, Nimzovich, el mismo Modell, como los del Rostov del Don, que luego serían polacos o incluso norteamericanos como Tartakover, Shamkovich y los de Lodz y Lvov, como Rubinstein, Janowski, Kart, Mikhailchisin, Dorfman, etc. “Son escuelas, y la del Caucaso era la de Makogonov que llega a Ucrania y al Donetsk como Mikahil Ponomariov, Stein, etc.” El Rus Kiev, como ahora le llaman, produjo también una escuela paralela, con Geller y otros.
Entrenadores de sangre armenia como Dohoian e Igor Zaitsev, todos, según Chepukaitis, deben mucho a las enseñanzas de grandes jugadores caucásicos como los Makogonov, y el gran negado por mucho tiempo, Ebralidze.
El caso es que Makogonov, según he podido constatar, tenía influencia del GM Torre Repetto y de Nimzovich. El mismo Tigran Vartanovich Petrosian, campeón mundial entre 1966 y 1969, comenzó con los libros de Nimzovich y era, con Larsen, (Nimzovich después de Riga pasó a ser danés), los seguidores mas fervientes de las reglas del libro Como llegué a ser gran maestro de Nimzovich, su texto completo, y su Chess Praxis.
Pero volviendo a Karjakin, los rusos recuerdan lo que pasó en la preparación de Spassky cuando iba a enfrentar a Fischer y dan mucha importancia, los entrenadores rusos actuales, a que se revisen los apuntes de Krogius y por supuesto todo lo que dice Spassky sobre su experiencia con Fischer, para no cometer los mismos errores en la preparación de Karjakin. En aquel entonces, previo al match de 1972, muchos entrenadores y sicólogos que trabajan para la Federación Rusa, están tratando de corregir los errores, sobre todo los de actitud.
La escuela soviética, más bien, la organización soviética de ajedrez creía mucho en aquello de presionar al máximo a los jugadores para lograr éxitos. Era un ajedrez terrible, un o ganas o falleces. En muchos queda la memoria del suicidio de Selimanov, o lo que relata Taimanov en su libro Como Fui Victima de Fischer. Esa idea rusa de que Dostoyevsky escribió grandes cosas después de sufrir prisión, o como se iluminó Lenin gracias a sus sufrimientos en Siberia, refuerza la idiosincrasia rusa del triunfar o morir. El Secreto de la Escuela Soviética, decían, era luchar hasta el máximo de los recursos. Los leningradenses Chepukaitis y por supuesto Spassky, no creían mucho en eso, pero Viktor Korchnoi parece ser el modelo vivo de ello.
Makogonov daba muchísima importancia a la actitud, decía que era el 75% del ajedrez. Lo mismo Modell enseñaba, y citaba al GM Carlos Torre con su frase, nunca juegues al suficientemente bueno, juega al máximo que puedas, solo así se logra el desarrollo.
Karjakin, con todo y su sonrisa afable, a demostrado ser un luchador. Baste ver como venció a Svidler a pesar de que en su match iba muy abajo. Luego lo hemos visto en el torneo de Candidatos, luchador y con una actitud de vencer. Como era Kasparov en sus tiempos.
Decía Spassky que para reponerse de la tensión y la lucha con Petrosian de 1969 necesito un año. “¿Cómo puedo creer que Karpov y Kasparov aguantaron tantos matches?, Debió existir algún arreglo entre ambos” Dijo en una de sus reveladoras entrevistas con que nos ha regalado recientemente, a raíz del interés despertado por el film La Jugada Maestra, Pawn Sacrifice.
Las notas de Krogius sobre el match de 1972 son muy valiosas para entender lo que es una lucha por el campeonato mundial y seguramente son básicas para diseñar los planes rusos.

El caso es que parece que los rusos han tomado en cuenta las opiniones de decenas de entrenadores, de todos países, y puedo presumir que a algunos “planificadores” de la preparación de Karjakin les llamó mucho la atención mi libro recién publicado de Torre y pidieron intercambiar mis copias de las notas de Modell, Chepukaitis y Makogonov, que recopile en los últimos cinco años, y me han enviado muchísimo material, además de que de alguna forma mis amigos de San Petersburgo pidieron mi opinión sobre algunos temas de preparación, como lo hicieron, me consta, con muchos entrenadores de Cuba y Letonia. Sobre todo desean las observaciones que se hicieron de Karjakin en Cuernavaca durante el match con Nakamura y el Torneo Internacional de 2006. De alguna manera, con esas observaciones y análisis sicológicos que hicimos, el GM Marcel Sisniega, el MF Alberto Campos y yo, intervendremos en lo que pasará en el próximo Campeonato Mundial. Ojalá pueda contactar con Alberto, que además, como gran amigo de Fischer, debe compartir, de alguna manera, esta “extraña” tarea.
No se porque sospecho, que Karjakin pronto visitará Cuernavaca y México.