12 abr. 2016

De mis viejas columnas: El Ajiaco.




Escrito el Domingo 14 de Octubre de 2001
(publicado por Inforchess)
El Ajiaco se integra con la transcripción de un diálogo de "chat" entre el Dr. Carlos Fruvas Garnica y el MI Raúl Ocampo. Se le ha llamado Ajiaco debido a que se mezclan todo tipo de temas relacionados con el ajedrez.

Ocampo: Gusto de estar de nuevo en un "ajiaco" con usted.
Fruvas: Parece que me extralimité en pasar las tardes en la Plaza de la Solidaridad y el clima cambiante me afectó. La receta: "Regrésese a Veracruz", dijo el doctor, así que aquí estoy de nuevo en el bello puerto, pero muy feliz de haber pasado un buen tiempo jugando ajedrez.
Ocampo: Realmente me asustó.
Fruvas: Yo también, creí que no hacia el cuento.
Ocampo: Según me dijeron sus familiares está ya de nuevo muy animoso y cumbanchero.
Fruvas: Me deprimió el inicio de los ataques en Afganistán, a veces el mundo parece muy loco. Pero creo no ser nadie para juzgarlo. La verdad a veces me siento afectado de mis facultades mentales y no podía ni recordar como prender la computadora, pero de repente todo se solucionó. La magia de la oración. Sólo recordaba las oraciones y que hay que agradecer de antemano lo que solicitamos, porque es promesa divina que lo que se pida en oración ya es concedido. Pero hay que ser consciente de lo que se pide, y de ninguna manera pediría un minuto más de vida que lo que me es generosamente otorgado por mi creador. Sólo pedí que si aún podía ser útil serlo.
Ocampo: Si esta vivo, es porque sirve a un propósito.
Fruvas: Es curioso, pero había que resolver un problema de uno de mis familiares y sólo yo sabía donde estaba un documento que se necesitaba, y de repente me vino la lucidez y todo se arregló. Por supuesto, estoy poniendo todas mis cosas en orden para no perjudicar a nadie en caso de una "desaparición" súbita.
Ocampo: Bienvenido al "ajíaco".
Fruvas: Lo que me contaste por teléfono, que te contaron ayer en un club, se me hace increíble. ¿Se prioriza el viaje de directivos del ajedrez en lugar de enviar a jugadores?
Ocampo: Parece ser así, pero lo peor es que o nadie se da cuenta o a nadie importa. Estoy verificando la información, ya que me parecería escandaloso ese hecho.
Fruvas: Ya me suscribí a algunas revistas de ajedrez que me recomendaste e hice contacto con un amigo alemán muy cerca de la FIDE, pronto tendré la información. Lo que es más, me darán información testificada legalmente, para que no haya dudas. Mi oficina de mi compañía en Berlín me dará la información legal.
Ocampo: Está en todo. Se recuperó pronto.
Fruvas: Según el Dr. Frankl, no hay nada mejor para la salud que una vida con propósitos definidos. Siempre los he tenido, es la mejor manera para vivir con utilidad.
Ocampo: Recibí su artículo sobre pensamiento crítico. Sé que es de hace varios años, que no fue escrito para el ajedrez, pero si estoy de acuerdo en que es pertinente para el tema de un sitio web de ajedrez. Ayer, Silvio Plá me hablaba de una excelente sección del sitio de Jorge Laplaza, "Más allá del ajedrez". Hay documentos que aunque no fueron escritos para el ajedrez, tienen cercana relación con él y pueden ayudar a los ajedrecistas que deseen mejorarse, no sólo como jugadores sino integralmente.
Fruvas: Botvinnik afirmaba que la cultura universitaria era imprescindible para un gran maestro, pues conocimientos generales apoyan el desarrollo ajedrecístico personal. Tú una vez hablaste del libro de Jean Gitton, "El Trabajo Intelectual", valdría la pena citar algunas partes de ese excelente libro, ya que inciden en lo que es necesario conocer para tener una cultura ajedrecística.
Ocampo: No me llegó bien todo el párrafo en el chat...
Fruvas: Tú una vez hablaste del libro de Jean Gitton, "El Trabajo Intelectual", valdría la pena citar algunas partes de ese excelente libro, ya que inciden en lo que es necesario conocer para tener una cultura ajedrecística.
Ocampo: Totalmente de acuerdo.
Fruvas: Esa obra termina con una cita del Eclesiastés: "darse alegría en su trabajo, hacer gozar el alma en medio del propio trabajo". Lo recuerdo perfectamente, a pesar de haberlo leído hace más de cuarenta años.
Ocampo: Yo recuerdo otra: "Ocupa en las cosas más pequeñas la brevedad del tiempo que pasa y arroja tu deseo al infinito". "Acepta tus limitaciones, fueren las que fueren. El límite da la forma, que es una condición de la plenitud".
Fruvas: ¡Hermoso libro! Creo que todo ajedrecista lo debe conocer. ¿Acaso no merece un extracto al menos?
Ocampo: Pues ya tengo tarea. A mi me gustaba mucho el pasaje llamado; "La ayuda de lo desfavorable".
Fruvas: Muchas veces me lo has dicho, pero quisiera que me lo repitieras. ¿Porqué crees que el ajedrez es tan instructivo?
Ocampo: Porque es decepcionante. Cree uno que lo tiene en la mano y luego se da cuenta que es como agua que se sale entre los dedos y hay que volver a empezar. Guitton decía: "De suerte que no hay porque compadecer demasiado a quienes se lamentan de la carencia de algo; siempre, naturalmente, que hayan jurado llegar hasta el fin".
Fruvas: ¿En qué difieren estos consejos de los que se deben dar a los ajedrecistas?. En nada, papá, en nada.
Ocampo: Toda experiencia intelectual redunda en beneficio de nuestro ajedrez práctico, como Botvinnik decía...
Fruvas: Claro, es cuestión de saberlo asimilar.
Ocampo: Ayer ví una pelicula muy instructiva, y me dejó algunas experiencias ajedrecísticas. La pelicula se llamaba originalmente "Los niños de Pirea", en México se hizo famosa como "Nunca en Domingo", con Melina Mercouri.
Fruvas: Un "Zorba el Griego" femenino, el personaje de Ilia, la cortesana del puerto de Pireo.
Ocampo: No exactamente una cortesana, digamos una sexo servidora filosófica. En la canción tema de la pelicula aclara que "nadie que yo no ame ha cruzado el umbral de mi puerta".
Fruvas: Relacionar la película con el ajedrez lo veo difícil.
Ocampo: No me es fácil explicarme, pero enseña cosas muy importantes sobre el liderazgo, sobre la verdadera naturaleza del conocimiento, sobre la propia estima, en fin; tiene muchos puntos. El reaprender, etc...
Fruvas: Permíteme regresar a Guitton, él cita una norma de los estadistas sajones y que repetía ni más ni menos el gran Vasconcelos: To find out what you cannot do, And then to go and do it, There lies the golden rule.
Ocampo: Buena frase para los "Rincones" : Encuentra lo que no puedes hacer y luego hacerlo, esa es la regla de oro. Hermoso.
Fruvas: Pero no quites lo de García Lorca, es un tributo de amor a Cuba y a Andalucía. Se nota una melancolía por La Habana. Por cierto, ya me aprendí lo que mandaste sobre casillas conjugadas. Parece magia.
Ocampo: Disfruta aprendiendo, ¿Verdad?
Fruvas: Tres placeres me quedan: Leer, aprender y una buena comida.
Ocampo: Ya me dijeron que volvió a fumar habanos.
Fruvas: Se me hizo rídiculo que el doctor me limitara en algo. Disfruto como enano.
Ocampo: ¿Hace cuanto le prohibió fumar el médico?
Fruvas: Hace seis años, cuando cumplí 90. Cuando luego me dijo que podía volver a fumar, seguro lo hizo como diciendo ¿Ya que? Hace unos dos, me dijo: "Doctor: yo que usted, ya no me privaba de nada"
Ocampo: No se qué decirle...
Fruvas: Pero yo sí, más sabe uno por viejo que por otra cosa. Mata más el miedo que el Antrax. ¡Ya lo verás!
Ocampo: Volviendo al ajedrez. Ya pronto tendremos torneos en el DF, hay muchos convocados y pronto habrá más.
Fruvas: Muy bien, los torneos es lo que da sentido a la existencia de clubes, asociaciones y federaciones.
Ocampo: La desunión de los ajedrecistas mexicanos es lo que causa la falta de torneos. Hay que hacer una labor de acuerdos y concertaciones.
Fruvas: En la Plaza de la Solidaridad vi tres grupos jugando separadamente. Si no se unen, no sobrevivirán. Hay que hacerles llegar el mensaje.
Ocampo: Quiero hacer un reportaje sobre la Plaza de la Solidaridad. Me parece una experiencia importante para el ajedrez del Distrito Federal.
Fruvas: En lo que chateabamos, pedí a mi asistente me trajera el libro de Guitton, pero la inocente doctora en letras me trae "La Vida Intelectual" de Sertillanges...
Ocampo: Otro excelente libro. No está de más.
Fruvas: Leo en él una cita de Santo Tomás: "Ten afición a tu celda, si quieres ser introducido en la bodega del vino"
Ocampo: Eso es muy profundo. Ya andamos por "El Cantar de los Cantares", el rincón secreto de la verdad, la guarida de la inspiración, según San Bernardo. ¿Ad quid venisti?
Fruvas: Esto lo podemos aplicar al ajedrez. ¿Porqué jugamos y estudiamos ajedrez? ¿No lo hacemos por gusto? ¿No preferimos esta celda, este claustro?
Ocampo: Los ajedrecistas vivimos diferente a los demás, por elección propia. Si me lleva a diálogos tan profundos, me costará trabajo seguirlo. Hace mucho no estudio la Suma Teológica, Cella continuata dulcesit. Prefiero a San Bernardo cuando dice: Estar donde se debe estar y hacer lo que debe hacerse, es preparar la contemplación, alimentarla y alejarse de Dios por Dios, lo que significa estar siempre unido a El.
Fruvas: A mi lado tengo otro libro. El estudio ha sido llamado una oración a la verdad. Pero la oración no debe ser nunca interrumpida: "Es necesario orar siempre y no desfallecer" (Luc. XVIIII,1).
Ocampo: Eso siempre les decía a mis alumnos. El estudiar ajedrez es como remar contra la corriente. Lo dejas de hacer y vas para atrás. O avanzas en ajedrez o te vas hacia atrás.
Fruvas: Me gustó la analogía. El deseo de saber califica nuestra inteligencia como potencia de vida. Mientras aprenda, vivo. "La sabiduría gritaba en las calles, levanta su voz en las plazas, predica en los barrios populosos; en las puertas de la ciudad hace oír sus palabras: ¿hasta cuándo, ignorantes, amaréis vuestra ignorancia?...Volveos ...y yo derramaré sobre vosotros mi espíritu... Extiendo mi mano y nadie se cuida de ello" (Prov. I 20-24).
Ocampo: Me gusta el tono que ha puesto hoy en el "Ajíaco". Hay mucho de instructivo en lo que me ha platicado. Al enseñar es útil hacer abstracciones "abstrahere non est mentiri". En todo podemos aprender algo de ajedrez.
Fruvas: Mira, ya que por ahí mencionaste la Suma, te recomiendo leas toda la Primera Cuestión; en el Comentario sobre el De Trinitate de Boecio, la Cuestión II, art. 2; en el Contra Gentes, el capítulo primero del libro primero, que recomienda Sertillanges en la "Vida Intelectual".
Ocampo: No se si conozca de Sertillanges "El Catecismo de los incrédulos".
Fruvas: Volvemos a San Bernardo, los que están deseosos de entrar en la "bodega del vino" es necesario que se tomen el trabajo de buscar la llave. La obra de Santo Tomás es "quot articuli, tot miracula"
Ocampo: A veces digo lo mismo de los libros de Lev Alburt.
Fruvas: No seas salvaje. Pero, perdón, tienes mucha razón. No tendría caso el "ajíaco" si no relacionamos todo con el ajedrez. ¿Esa es tu idea, no?
Ocampo: Por supuesto, todo el conocimiento se une. Es como el poeta diabólico decía: "El universo en una brizna de polvo".
Fruvas: ¿Me citas a William Blake? Si, todo se relaciona de alguna manera. El tomismo es una síntesis que a todo se aplica. Una abstracción que se aterriza continuamente. Por leer a Santo Tomás se justifica el esfuerzo de aprender latín.
Ocampo: Podríamos hablar de ciencia comparada, y de ajedrez y el tomismo sería útil. La Iglesia cree que el tomismo es una arca salvadora.
Fruvas: Sertillanges tiene una frase hermosa, deja te la cito: "...hay que comprenderlo todo, mas para llegar a hacer alguna cosa." Más adelante dice: "Es una gran pena decirse a si mismo: tomando un camino, abandono mil. Todo es interesante, todo podría ser útil; todo atrae y seduce al espíritu generoso, mas la vida es caduca; existen las necesidades del espíritu y de las cosas: ante todo lo que el tiempo y la sabiduría os ocultan, debeís someteros y contentaros con la mirada de simpatía que también es un homenaje a lo verdadero".
Ocampo: ¿Ya ve que hizo bien la Doctora en llevarle ese libro?
Fruvas: Bueno, todo libro, y más ese, es útil. Pero acuérdate: Focus. La concentración es importante, el vaivén nunca tiene éxito.
Ocampo: La idea del ajíaco es eso, hablar de todo, con el tema central de ajedrez.
Fruvas: ¿Pues que no hemos estado hablando de ajedrez todo el tiempo? ¿Dije algo que no tuviera relación?
Ocampo: Focus, era la guía de Napoleón. Aplicar todas las fuerzas a la tarea, cuando decidimos hacerla. La plática ha sido interesante, ¿Cómo la concluiría?
Fruvas: "Dentro de tus moradas, Señor, un día vale más que mil" (Salmo LXXIII,2), y tú..?
Ocampo: "Quod potui feci: veniam da mihi posteritas" el epitario de Leonardo de Vinci.
Fruvas: ¡No seas canijo, no me hables de epitarios a esta altura! Dame otra frase.
Ocampo: "Altiora te ne quaesieris" No busques lo que te sobrepasa. Es el último de los preceptos, de los dieciseis tomistas.
Fruvas: Tampoco, me gusta ser exigente. "El que escatima la vara, quiere mal a su hijo" (Prov. XIII, 24), espero algo mejor del entrenador "sangre, sudor y lágrimas".
Ocampo: Que le parece este: "Quiero que te cuides" San Agustín en De Música ,c.II.
Fruvas: Me cuidaré. Hasta pronto.
Transcripción de un chat iniciado el Domingo a las 22:30 y terminado el Lunes 15 de octubre a la 1:00. R.O.V.