25 nov. 2014

Vladimir Putin, primera vez que el presidente del país anfitrión está en la clausura de un campeonato del mundo de ajedrez.




En algo se rompió un record en el Campeonato Mundial de 2014. Se pudo ver a un jefe de estado al lado de cuatro jugadores que han sido campeones del mundo: Spassky, Karpov, Anand y Carlsen, además de Nona Gaprindashvili.
Si bien las partidas no atrajeron más audiencia en Internet que en el Mundial de 2013, la clausura si rompió records de audiencia, además que apareció en decenas de noticieros y se dice que la observaron más de 30 millones de personas.
Las partidas no fueron muy llamativas pero tuvo momentos muy interesantes y una veintena de decisiones muy instructivas dan material para que el aficionado en general aprenda muchas cosas importantes.
Aunque Kasparov no estuvo presente, pues como líder de opinión de la ultra derecha seguramente se sentiría muy molesto entre tanto personaje de izquierda, ya manifestó que estuvo apoyando en su preparación a Carlsen, además de que otros jugadores como el GM Adams estuvieron en el equipo de asesores del campeón del mundo. El comité organizador dice que le giró invitación, e incluso dicen que fue el único excampeón mundial vivo que no aceptó estar presente en la clausura o inauguración. Pero creo que hubo cierta inexactitud, pues no vimos a Kashimdzanov o Khalifman como invitados, si bien Ponomariov si se disculpó para jugar en el Campeonato de Ucrania.
Aunque ya había estado de visita Arkady Dorkovitch, uno de los ministros de Putin y ex dirigente de la Federación Rusa de Ajedrez, para muchos fue una sorpresa que uno de los jefes de estado más importantes del mundo, Vladimir Putin, asistiese a la clausura.
Curiosamente, el Presidente de FIDE, Ilyumzhinov,  anunció que el próximo campeonato mundial será en los Estados Unidos en 2016. Aunque pocos piensan que Nakamura o Caruana, que aunque nacieron fuera de los Estados Unidos, son producto del ajedrez de ese país, sea el próximo retador; al menos tienen más probabilidades de que Anand por tercera vez compita contra Carlsen por el título, o quizás que Kramnik o Aronian que no han mostrado avances en el último año; algún organizador norteamericano cree que sería un evento interesante para el público de los Estados Unidos. ¿Será posible que el patrocinador de Kasparov, Sinquefield, esté detrás de este evento?
En 2016 la Olimpíada será en la ciudad natal de Kasparov, Baku; y el mundial en su país de residencia, solo falta que a Croacia, el país del que actualmente es ciudadano sea sede de algún evento mundial, aunque sea un festivalito de esos masivos infantiles sub algo que se realizan unos 10 al año. Por lo pronto Kasparov seguirá en el candelero, y el mismo Carlsen le reconoció el apoyo para refrendar su título. Para variar, Carlsen no parece muy identificado con la FIDE y la brecha entre directivos y ajedrecistas se abre cada vez más en prácticamente todos los países. Y es que hay muchos que viven del ajedrez y tienden a unirse, mientras que los que viven para el ajedrez no se asocian.
Ya lo dijo Lev Tolstoi en su libro La Guerra y la Paz: “Si los malos, que son pocos, unidos hacen tanto daño, si los buenos se unieran, serían los dueños del mundo y harían tanto bien. Es tan fácil…”