4 ene. 2017

De las Opiniones de entrenadores de la escuela soviética, veamos fórmulas del MI Pavel Vladimirovich Lobach.




Una serie de libros publicados en ruso bajo la autoría de P.V. Lobach, de posiciones a resolver,  me llamaron la atención por lo bien programada que estaba la dificultad ascendente. Me parecía claro que eran producto de muchas evaluaciones en el aula y durante años me han servido como fuentes de posiciones especiales para proponer su análisis en mis clases.
Un amplio artículo de Lobach me llamó la atención por mencionar como parte de sus recomendaciones cuidarse de situaciones contra jugadores sin ética, mencionando a mi amigo el MI Julián Estrada a raíz de una victoria, curiosa y sorpresiva , que tuvo ante Victor Korchnoi. Profundice en ese artículo y aunque más que atacar a Estrada, su argumento es que un ajedrecista debía mantener la calma en posiciones ganadas y no menospreciar los esfuerzos del oponente en situación desesperada, ya que, como escribe Lobach, hay jugadores que utilizarán todas las opciones “legales” para salvar una partida.
El caso es que realmente no culpa a Estrada por recurrir a lo que sea que permita el reglamento de la FIDE, sino que previene a los jugadores lectores de su artículo de no debilitar su atención en lo más mínimo cuando van ganando y añade varias historias de violaciones francas al reglamento y que jueces ineptos permitieron.
Lobach da una serie de factores de su fórmula para formar maestros de ajedrez de excelencia. Inicia opinando que lo primero es trabajar con personas talentosas y que su detección nada tiene que ver con los resultados de un torneo dado, sino de la actitud que desde muy pequeños tienen ante una partida de torneo. Dice que aceptó trabajar con una niña que en el torneo en que la vio jugar quedó en penúltimo lugar, pero se veía su entrega y vocación por jugar seriamente. Relata que trabajó varios años con ella, pero ya desde el segundo año logró que fuese campeona de su nivel etario, sub 14, de toda Europa.
Para hallar talento, dice Lobach, no hay que andar muy lejos, en cualquier club o evento abunda el talento. Pero añade que la geografía puede ser muy importante, y que en la Unión Soviética los jugadores prometedores de repúblicas lejanas de las ciudades cercanas a Europa de la URSS, sino se mudaban a tiempo y salían de su aislamiento de los grandes centros de ajedrez, se perdían. Ahora con el Internet dice que se puede menguar en parte eso, pero hay que participar en torneos y viajar. Radicar en una ciudad grande como Moscú, San Petersburgo, o Kiev, puede ser decisivo para un desarrollo al máximo potencial.
Punto 1 y 2 de la fórmula los marca dentro del tema de reclutar talento.
Después de tocar el tema de “reclutamiento de talentos”, toca otras partes de su fórmula que nos pueden interesar más.
¿Cómo empezar? Es su parte 3 de la fórmula. Y dice Lobach:
Habla de su experiencia con la GM Natasha Pogonina, que era campeona de la lejana región de Kamchatka, nacida en 1985, en  Vladivistok, Rusia,  pero en el lejano Oriente, y que solo al acercarse a la Europa, mudándose a Saratov, cerca del Volga,   trabajó con ella. Natasha en 1998 tenía trece años cuando comenzó a trabajar con Lobach.

Lobach habla de que definió los plus y los minus de su pupila. O sea inició con un diagnóstico.
Hay que tomar en cuenta que Pogonina era ya campeóna de Rusia de sub 14 cuando la conoció Lobach, pero que en el Torneo de Austria del campeonato de Europa había quedado muy abajo.
Plus: Se notaba en Natasha un gran deseo de trabajar, paciencia, el aseo en sus apuntes y agendas registros, con  interés y deseo de cumplir las tareas que se le encomendaban hiciera en su casa, mostraba intuición, y se desarrollaba en ella una voluntad creciente por ganar.
Minus: Una gran ignorancia de aperturas y de finales, de planes típicos de medio juego. Falta de técnica, dudosa en sus jugadas y sin congruencia en sus planes. El 100% de sus partidas terminaban en zeitnot y los resultados eran variados.  
4. Cómo elegir el repertorio, fue la parte cuatro de la fórmula a considerar por Lobach.
Dice que esaba claro que las aperturas que usaba Natasha discrepaban de su temperamento y estilo de juego y las posiciones que resultaban no le gustaban mucho.  Primero había que seleccionar que tipos de medio juego le agradaban, Seleccionó aperturas que le llevaban a posiciones abiertas, pero no siempre las lograba con sus aperturas. Tuvo Lobach que ponerse a investigar con ella las aperturas y dar con las que conducían a posiciones más agradables para ello. Fue importante en esa tarea trabajar con la computadora y las bases de datos (Lobach dice que trabajó con Chess Assistant, y que tuvo que comprarlo. Está claro, o no lo quiere confesar, que no tenía acceso a las redes de piratas rusos de ajedrez que se comparten gratis todo tipo de programas como Chessbase, ChessAsistant, así como archivos de software y miles de libros en PDF. Hay miles de copias que se pasan de mano en mano en Rusia, casi todo jugador de primera o entrenador es un “Bucanero” en lo que toca a computo).
Lobach cita que la computadora también se usaba para partidas de entrenamiento con las mismas posiciones jugándolas con los dos colores y con diversos ritmos de tiempo.
Nikitin opina que esto hay que limitarlo a jugadores de menos de 2000 de rating. Al parecer Pogonina cuando era sub 14 la evaluaban como de 1850.
El punto 5 de la fórmula es de llamar la atención, pero no  estoy de acuerdo, sin exagerar.

5. La computadora es una garantía del éxito.
Sería hoy difícil contar con un éxito en los torneos, si uno no cuenta con una computadora con los programas requeridos y que incluso las transporte a las competiciones, constantemente. Ideal puede ser una notebook, para torneos largos, como los de Rusia, o para torneos de fin de semana, una Tablet, pero en la época que describe Lobach no existían las facilidades de tablets en Rusia. El habla que en el lejano 1994 una computadora andaba por los 400 dólares y era una 486 que él estimaba mucjo y que además pagó unos 100 más por los programas (dice comprarlos originales, a diferencia de muchos entrenadores que nunca conocimos un Chess Assistant original), Dice que los adquirió gracias al padre de otro alumno, Alexey Iluishin, que llegó a Campeón de Europa, cuando conoció Lobach a Pogonina,
Afirma Lobach que la computadora ayudó mucho a Alexei a avanzar y llegar a 2400, logrando cuatro medallas en los campeonatos mundiales y de Europa.
Antes se trabaja con tarjetas para guardar partidas, con todo tipo de libretas, pero con las computadoras la búsqueda y selección de material de estudio son mucho más rápidas y completas.
Aún asi considero que hay que llevar agendas escritas, aunque no en papel sino en archivos computacionales, como se acomode uno mejor.
Nos cuenta que solicitó se comprase Natasha también una notebook tras del inicio de su compromiso de trabajar juntos. Piensa Lobach absoluto que es imprescindible comprar una Notebook. Luego apunta algo medio ingenuo sobre comprar una segunda mano, y da informes como adquirirla en Moscú y como está el mercado ahí, además de los precios. En ese tema Lobach para nada es referencia, ni idea tiene. Dice unos precios irrealmente caros, pero tal vez sea un total villamelón en esos menesteres.  Habla de comprar en tiendas en las que uno ni se pararía en Moscú, pues venden todo casi al doble que “en la calle”.

6. Técnica de Finales
Todo jugador debe conocer  a ojos cerrados alguna técnica básica de final. Hay que empezar por supuesto con los mates simples. Máxime que ahora con los blitz y los ritmos acelerados, hay veces que se llega con 10 o 15 segundos para rematar, y el oponente juega con la última esperanza de que se agote el tiempo y sea tablas. Claro que un mate con rey y pieza, o piezas solas no debe tener problema y debe todo jugador poderlos dar en no más de 30 segundos, incluso los de mate de alfil y caballo. Lobach presenta en su artículo el método en W de ese mate.

En su punto 7 de la fórmula habla de la Estrategia del Final. Y da unos finales básicos.
(CONTINUARA)
Extracto de Bucanero de Ajedrez, Selecciones 2017.