2 ene. 2017

Las Formulas del GM Carlsen Campeón Mundial del Gran Ajedrez y similitudes con las de GM Karjakin, Campeón Mundial de Ajedrez Blitz. Parte 3





La práctica con dificultad ascendente bien cuidada es parte de las formulas tanto de Carlsen como Karjakin. En su libro sobre Carlsen, Agdestein apunta: “El ajedrez es un poco como el boxeo. Uno debe evitar obtener demasiado una paliza. Recuerdo que el gran maestro holandés John van der Wiel me habló de esta teoría. Aquellos que se vuelven verdaderamente buenos tienden a tener una curva recta y ascendente. Conceptos como la adversidad y el estancamiento no existen en las mentes. De esta manera se acumulan una enorme confianza en sí mismos. Que a su vez genera buenos resultados y por lo tanto uno tiene un círculo positivo en pleno apogeo. Donde la autoestima y la calificación se elevan una vez más. Si, por otro lado. Uno obtiene algunos golpes duros, es más fácil llegar a ser inseguro y estancarse”.
Botvinnik tenía una opinión muy definida sobre “el fogueo” en los jóvenes y sobre si era mejor basarse en los “subs” o en clasificación por categorías, o incluso por ratings.
El sistema soviético de enseñanza y entrenamiento de ajedrez de 1925 a 1970 obviamente no usaba el rating o el Elo, pues el Dr. Arpad Elo, no lograba que se aceptase su sistema fuera de los Estados Unidos, donde era herramienta preferida para organizar el sistema suizo. El poner categorías en base al rating no había convencido a los soviéticos que lo consideraban, por lo menos, una trampa comercial y no eran muy afectos al sistema suizo tampoco.

Los torneos en la Unión Soviética prácticamente todos eran por sistema Round Robin, como en toda Europa y la parte este de los Estados Unidos. Cada jugador se enfrentaba con cada uno de los participantes en los torneos. Había torneos por categorías, y cuando uno ganaba un torneo de una categoría pasaba a la siguiente. Era un escalón forzoso y no podía haber un jugador que se mantuviese en la misma categoría tras vencer en un torneo. En el sistema suizo un jugador puede ganar decenas de torneos de segunda, y si en cada uno de esos sube de rating, pues los alterna con malos resultados, y así no sube lo suficiente para que lo suban de categoría. Gana dinero fácilmente a costa de perder futuro como jugador. Se conforma con ser de segunda. En el sistema soviético se podían mantener muchos años en una misma categoría pero si nunca ganaba un torneo. Se estimulaba a que se esforzasen por subir y la situación social ajedrecística era muy diferente para los que tenían categorías altas.
En el caso de los jóvenes escolares jugaban por su escuela y en su grado, eso de los subs 10 y subs etc, no existía, y cuando un muchacho de menos de diez años destacaba, lo hacia principalmente en torneos de su categoría de fuerza, no etaria. Asi Karpov, Spassky y Kasparov que destacaron a temprana edad, desde los 10 años competían principalmente con adultos o jóvenes que eran de su categoría, al principio la tercera, luego la segunda, luego la primera y luego la de Candidatos a Maestro y finalmente de Maestros.
El fogueo era enteramente en su país, y muchos muy jóvenes que a los 13 o 14 años ya tenían nivel de Maestro Internacional no habían viajado al extranjero pero se habían fogueado en torneos round robin compitiendo incluso con Grandes Maestros Internacionales.
En lo que toca a los entrenamientos y clases para escolares era como una mezcla, se tomaba en cuenta la edad y la categoría. Al principio para las clases de cuarta y tercera categoría se participaba en grupos grandes, y conforme se ascendía eran los grupos más pequeños, siempre en grupos, las clases particulares no eran frecuentes en la URSS, aunque en los años setentas Botvinnik comenzó a establecer sus seminarios, con clases presenciales por temporadas semestrales de dos semanas y con seguimiento por correo, a través siempre de sus entrenadores locales. Había otros sistemas, dependiendo de cada ciudad y del nivel y cantidad de su personal capacitado; no era lo mismo vivir en Moscú o en Alma Ata, aunque los entrenadores e instructores tenían que cumplir un plan de clases estricto sobre todo para las categorías de cuarta a primera. Con los candidatos a Maestro era diferente. Karjakin por ejemplo, vivía en una ciudad con un centro de primera línea en lo que se refiere al ajedrez y ahí tenía contacto con lo mejor del mundo, un grupo de instructores y entrenadores que eran orgullo de la Unión Soviética primero y luego de Ucrania. Inclusive había un patrocinador privado muy importante cuando desapareció la URSS y no se contaba con amplio apoyo estatal.
Con Carlsen las cosas fueron distintas, pero jugaba aquí un papel definitivo la posición social y económica de la familia y la excelente formación profesional de los padres, universitarios y de familias con tradición académica. Carlsen contó con facilidades que poco se dan en la mayoría de las familias de los ajedrecistas que emprenden una carrera profesional como jugadores.

Karjakin no fue un talento detectado por una organización, pero cuando sus padres a muy temprana edad tuvieron contacto con las escuelas de ajedrez, sobre todo con la de Kramatorsk, fue reclutado inmediatamente y se estructuró un plan muy profesional de trabajo. Cuando el club de su ciudad se fue un poco a la baja, ya Karjakin estaba muy asesorado. Finalmente tuvo que dejar Ucrania ya que era nacido en Crimea y veía en Rusia más apoyo.
Carlsen también contó con muchas ventajas en su arranque a pesar de no vivir en un país con un entorno para el ajedrez tan magnífico como el de Ucrania, cuya tradición de ajedrez es muy superior a la de Noruega por mucho.
Pero ambos contaron con un fogueo adecuado, pues Noruega tiene cercanía geográfica con centros de ajedrez escandinavo, además de que hay torneos tradicionales como Gausdal en la misma Noruega. La familia Carlsen podía financiar los viajes de Magnus a muchos torneos del norte de Europa y pagar los entrenadores, así que se equilibraban las ventajas de Karjakin a quien apoyaban las organizaciones estatales de Ucrania
Si no se tiene fortuna familiar, o una organización que pueda dar respaldo, es muy poco probable que se den los Karjakin y los Carlsens, aunque siempre hay posibilidades en las situaciones con menos recursos. Hay muchas pruebas de ello.