23 ago. 2013

La Copa Mundial tuvo una jornada soporífera con solo un resultado positivo al ganar Kramnik.



Tomashevsky de plano hizo tablas rápido con blancas, tal vez para descansar los nervios después de la extenuante sesión de desempates,o tal vez aplicando el Sistema Grischuk, que parece que ayer medio le funcionó, pues ha resultado para que jugadores con menos rating abatan a los favoritos en la lotería de las partidas rápidas.
Dmitry Andreikin jugó un Ataque Torre (preconizado por el GM mexicano Carlos Torre, reconocido universalmente como su autor) contra el esquema de Gruenfeld que le planteo Peter Svidler, para evitar la teoría y aunque esto le  pareció a Svidler bastante inocuo, finalmente tuvo que tomar una acción enérgica para asegurarse no terminar con una posición pasiva. Finalmente era Svidler el que tuvo las únicas posibilidades para ganar pero él, fiel a su estilo seguro y con gran experiencia en estos torneos en que hay que controlar los  nervios se fue a las tablas cuando probablemente hubiera sido arriesgado intentar y jugar para más.
Svidler seguramente tiene confianza en vencer con blancas.
Kasparov dice que para torneos como la Copa es fundamental tener nervios fuertes y temperamento tranquilo. Considera que los jugadores de estilo posicional como Kramnik y Svidler son los favoritos.
Fue un poco severo con algunos de los jugadores que calificaron venciendo a jugadores con más rating y defendió la posición de los jugadores de “élite”, lo que se me hace normal, pues fue él  quien más luchó para que los organizadores hicieran esas diferencias y prefirieran los torneos de no más de ocho jugadores y de alto nivel todos, acabando con muchos torneos en que había jugadores de diversos niveles, lo que evita la movilidad en el ajedrez internacional y los jugadores establecidos juegan una y otra vez entre ellos y no dejan permear a nuevas figuras.
Ni Andreikin ni Tomashevsky pertenecen a ese grupo elitista y el ver fuera a jugadores como Leko y Aronian como que cuestiona la manera en que Kasparov quería su ajedrez internacional. Ahora ha ido cambiando de estrategias y busca promoverse políticamente con lo de ajedrez en las escuelas, lo que me parece muy bien.
¿Por qué los jugadores de la llamada “élite” juegan esta Copa que sólo los pone en peligro de que los organizadores se den cuenta de que no son otra cosa que jugadores que juegan un poco más que los otros gracias a mejores oportunidades? Pues porque los obligan.
La Copa Mundial es realmente una parte del Ciclo de Campeonato Mundial. Los dos primeros jugadores de la Copa Mundial tienen derecho al Torneo de Candidatos 2014.
Ocho jugadores, en el orden siguiente, tienen derecho al Torneo de Candidatos:
El jugador que pierda el Match de Campeonato Mundial 2013,
Los dos primeros  de la Copa Mundial,
Los dos primeros de la Serie de Gran Premio FIDE,
Los dos primeros jugadores en el rating  y
Un candidato del organizador.
Por supuesto, siempre que un jugador ya sea elegible ya, pero posteriormente vuelva a calificar, el lugar va al siguiente jugador, p.ej, si el jugador que pierde el Match de Campeonato Mundial está también entre los dos  primeros en la Copa Mundial, el tercer jugador en aquel evento califica. El ganador del Torneo de Candidatos se hace el aspirante al Campeón Mundial.
Claro que los premios en efectivo son importantes, pero muchos jugadores van corriendo de evento en evento y los que son privilegiados en ser invitados a los torneos de pocos jugadores (entre 4 y 8 jugadores) van  a competir con los “socios” y aventarse tablas y tablas con contrincantes con quienes juegan unas 20 partidas cada año y son buenos amigos. Asi se gana dinero sin sobresaltos como la Copa, donde se le falta el respeto a las estrellas.
Kasparov en sus comentarios dice que el match de Caruana versus Vachier-Lagrave es el único entre jugadores que no tienen el ruso como idioma y dice que hablar ruso y jugar ajedrez tienen una relación, ya que incluso en el match de Anand cuando jugó con Topalov, aun cuando ninguno era exsoviético, ambos hablaban ruso desde la infancia, en cambio, desde Fischer-Spassky, hasta ahora en Carlsen – Anand, los contendientes siempre habían sido ambos ruso parlantes.
Viniendo de un armenio de raíces, nacido en Azerbaiyan y que ahora es ciudadano ruso auto exiliado, no se como tomar esas opiniones, suenan como promotoras de la cultura rusa y a la vez como sectaristas.
Lo único en que coincido en lo que Kasparov expresó hoy en la prensa especializada rusa sobre la Copa es que los favoritos son Kramnik y Svidler.
Se supone que se organizo la Copa de tal manera que fuesen altas las posibilidades de que la final fuese entre un ruso y un no ruso, pero eso lo veremos seguro mañana.
Esta Copa si se caracterizado por un duelo entre ucranianos y rusos, las dos escuelas de ajedrez más importantes del mundo, aunque la Armenia ha ganado una serie de Olimpíadas, siendo que su población es casi cien veces menos que la rusa, pero tiene tanta influencia de los programas rusos y realmente no me queda claro que haya una cantidad suficiente de diferencias como para separarla de la de Rusia, me parece una escuela espejo; ahora bien, los jugadores armenios de primer nivel reciben mucho más apoyo que sus contrapartes rusos.
Kramnik venció hoy, pero no fue fácil. Sigue siendo favorito, pero como que imprime cierto letargo al evento…